6 claves para pintar madera: qué necesitas para que quede como nueva

Puedes pintar una pieza de madera, aunque ya esté pintada o barnizada, gracias a la extensa gama de productos que para este fin encontrarás en el mercado. Solo necesitas los materiales adecuados y una pizca de maña. Eso sí, a veces lo que a priori parece fácil, se complica. Por ello, en este post te contamos 6 consejos para pintar madera, qué tipo de pintura aplicar y qué necesitas para que la pieza parezca nueva.

6 consejos para pintar madera: todo lo que necesitas

  1. Materiales que necesitas para pintar madera

    Pintura
    Barniz
    Brocha
    Rodillo
    Hojas o papel de lija o lijadora

    Las brochas de pelo sintético suave son las mejores para pintar madera, como puede ser el caso de esta mesa, pues dejan menos trazo en cada pasada y con solo un leve lijado la superficie queda lisa. Además, van muy bien para rincones y patas torneadas. 

    Los rodillos de espuma grano 0 también son prácticos para pintar madera, pues dejan poca textura, e, igual que con la brocha suave, con un leve lijado la zona estará homogéneamente cubierta y lisa. 

    pintar mesa de madera

  2. Tipo de pintura para pintar madera

    Para pintar madera puedes usar cualquier tipo de pintura, pero el resultado será diferente según uses uno u otro tipo. Estos son los tipos de pintura adecuados para pintar madera:

    Esmalte acrílico. Le da a la madera un acabado ligero, por lo que, si quieres un acabado cubierto y denso deberás aplicar más capas. Un inconveniente es que no resiste un uso muy intenso, pues se desgasta fácilmente. Su ingrediente principal es el agua. Es sencillo de aplicar, de secado rápido, no desprende olor fuerte y los utensilios pueden lavarse con agua.
    Esmalte sintético. Su composición incluye resinas y poliuretanos, gracias a los cuales es más resistente que el esmalte acrílico, por lo que es adecuado para pintar madera de uso frecuente, que debe resistir golpes. Necesita un mínimo de 24 horas para secarse, lo que es importante respetar para que las diversas capas se adhieran. Para limpiar el material o superficies se necesita disolvente.
    Pintura al agua. En este caso, para pintar madera con pintura al agua es probable que debas aplicar un tratamiento previo de sellado con imprimación. El resultado es ligero, lo que te obligará a pintar de nuevo en poco tiempo.
    Pintura a la tiza o Chalk Paint. El efecto tiza que produce esta pintura es el acabado vintage, simulando un material desgastado y usado, que tanto gusta en decoración. Es muy fácil de aplicar y no necesita tratamiento previo. Además, puedes aplicarla con brocha o rodillo, o en spray. Acostumbra a usarse para reciclar y reutilizar muebles, dándoles un toque personal.

  3. Prepara la superficie

    Para pintar madera sin tratar, empieza a pintar directamente. Pero si lo que quieres es darle un aire nuevo a una pieza de madera ya tratada, te recomendamos que antes de pintar la madera limpies bien la superficie.

    La mayoría de los muebles están ya barnizados, por lo que, antes de pintarlos tendrás que limpiar la superficie con un paño humedecido con agua y amoníaco. Así te asegurarás de que la pintura se adhiere de forma homogénea (a veces salen a la superficie pequeñas manchas que luego son difíciles de disimular). Con una limpieza previa dejarás la superficie lisa y preparada para la transformación.

    Si el mueble es muy brillante, te recomendamos lijar suavemente para atacar ese brillo y matizar la superficie: así la pintura se agarrará mejor. Y si la mesa es muy antigua es posible que esté encerada; en este caso te recomendamos que emplees un desencerador, para que la pintura se adhiera mejor.

  4. Suaviza las imperfecciones

    Existen pinturas para las que no es necesario imprimar las superficies previamente, pero para pintar madera muy golpeada es recomendable aplicar unas manos de imprimación, con rodillo, y lijar bien después. Esto ayudará a suavizar las imperfecciones de la pieza.

    La pintura de imprimación es más espesa, por lo que es mejor usar brocha solo en las uniones y rodillo en las superficies planas. Así evitarás dejar líneas de brocha en las superficies amplias.

    El truco con la imprimación es la paciencia: pinta sin cargar mucho la brocha y extiende bien. Deja secar y lija. Lija todas las imperfecciones que veas: este tiempo te asegurará un buen acabado.

    Aun así, si no puedes imprimar y lijar antes de pintar tampoco te preocupes: las imperfecciones de los muebles también le dan carácter de vivido, de segunda vida. Pero si quieres disimular  alguna muesca o raya, puedes suavizarla con un estarcido con plantillas. A modo de decoración, y justo antes del acabado, si usas una plantilla sobre esa zona disimulará visualmente la imperfección y tendrás un diseño original: ¡será una pieza única!

    Recuerda que para hacer el estampado con estarcido debes usar un pincel de estarcido, sin agua, y descargarlo en algún papel para que tenga poca pintura y no te arriesgues a tener una mancha en el proceso final.

  5. Ten paciencia

    Como te adelantábamos en el punto anterior, la clave de un buen resultado es la paciencia. Sigue al pie de la letra las instrucciones de la pintura que emplees:

    – Recuerda que aunque existen pinturas que no necesitan imprimación porque son muy cubrientes, es mejor que para pintar madera le des dos manos a la pieza.
    – Espera 24 horas entre mano y mano. Al tacto puede parecer que ya está seco, pero la pintura necesita madurar y adherirse bien sobre la superficie para que sea resistente y no salte.
    – Deja que seque bien y luego lija suavemente, con lija de alto gramaje, y da la segunda mano. Vuelve a esperar 24h.
    – Para el último lijado puedes usar una lija de agua: humedece y lija. ¡Verás como el acabado es espectacular y tu pieza de madera parece nueva!
    pintar mesa de madera

  6. Remueve bien el barniz

    Para el acabado tras pintar madera puedes elegir un barniz al agua incoloro mate, brillo o satinado. Puede parecer que solo es necesario abrir y barnizar, pero a veces algunos componentes se depositan en el fondo. Por eso te recomendamos que, antes de empezar, agites y remuevas bien todo el barniz con un palo: así cada pasada que des te asegurará que el barniz está a pleno rendimiento y el acabado será perfecto.

    Y un último consejo: si la pieza de madera va a tener mucho uso es recomendable darle a las zonas más expuestas una tercera mano de barniz.

Esperamos que estos consejos y trucos te hayan sido útiles para pintar madera. Disfruta del resultado y si tienes alguna duda recuerda: ¡en tu centro BAUHAUS te espera un equipo de profesionales que estará encantado de atenderte!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 4.7 / 5. Total votos: 6

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog