Árboles frutales: ¿cuál es el lugar adecuado para plantarlos?

Proporcionan sombra, refrescan el lugar y, además, proporcionan distintos frutos: los árboles frutales en el jardín te proporcionarán una cosecha rica en vitaminas. En el caso que quieras plantar una variedad de los distintos árboles frutales existentes, debes pensar primero en la ubicación adecuada dentro de tu jardín. La mayoría de árboles frutales se conforman con tener suficiente luz.

Pero, ¿querrás también frutas aparte de sólo hojas verdes? Aquí conocerás todas las propiedades de las variedades más importantes de árboles frutales y aquello qué debes prestar atención en relación con el suelo, la luz y los hábitos de crecimiento para que tus árboles frutales prosperen de manera saludable.

New Call-to-action

Diámetro de la copa de los árboles frutales

Un error común que se comete a la hora de plantar los árboles frutales es que se plantan demasiado juntos. Por ello, es importante que dejes suficiente espacio ya que entonces obtendrás una buena cosecha y, además, rica. A continuación encontrarás una breve descripción del tamaño de las variedades de árboles frutales más comunes y populares:

Manzana y pera:

  • Media tronco: de 8 hasta 10 metros
  • Copa: de 3 a 5 metros
  • Husillo: de 2 a 2,5 metros

Ciruela:

  • Media tronco: de 5 hasta 6 metros

Cereza dulce:

  • Media tronco: de 8 hasta 20 metros

Cereza ácida:

  • Copa: de 4 hasta 5 metros
árboles frutales

El manzano: un clásico dentro de los árboles frutales

El manzano es una de las variedades de árboles frutales más comunes en los jardines. Estos se encuentran disponibles en distintos tamaños y, además, se adecuan a todo tipo de jardín.

Recuerda: si eliges una variedad robusta de manzano, recuerda que el esfuerzo de mantenimiento será más manejable.

Los manzanos prefieren un suelo arcilloso y rico en nutrientes que no sean demasiado ácidos; en el caso que tu suelo sea pobre en nutrientes, te recomendamos añadir una tierra rica en nutrientes.

También vas a necesitar un polinizador; es decir, otra variedad distinta de manzano que esté cerca y florezca al mismo tiempo. Los polinizadores más populares son el Cox y el Elstar.

El peral: frutas jugosas en lugares cálidos

La pera es un árbol frutal adecuado para ser plantado en un lugar soleado y cerca de una de las paredes de tu casa; por ejemplo, al lado de una construcción de celosía de madera para que ayude a tus árboles frutales a crecer en la dirección adecuada.

Recuerda: las variedades de perales tolerantes al frío son menos sensibles.

Los perales necesitan lugares profundos, cálidos y con suelos arenosos, ricos en humus y uniformemente húmedos. Al igual que los manzanos, los perales también necesitan un segundo polinizador.

Se pueden plantar perales de diferentes tamaños; estos son vigorosos y forman distintas capas estrechas.

árboles frutales

El ciruelo: el amante del suelo húmedo de tu jardín

Las ciruelas maduras tienen un agradable sabor dulce, pero, por desgracia, es un fruto que se pudre rápidamente una vez se caen del árbol al suelo. Así que, no es un árbol frutal adecuado para jardines muy grandes.

El ciruelo es amante de los suelos húmedos ricos en nutrientes, pero, esto también variará dependiendo de la variedad de ciruelo. También los tendrás que plantar en un lugar soleado, cálido y protegido.

A diferencia del peral y el manzano, los ciruelos se autopolinizan, aunque su crecimiento será mejor con otra variedad de ciruelo al lado.

Recuerda: los ciruelos pueden crecer hasta ocho metros de altura. Cuando el árbol aún es joven, la ciruela crece vigorosamente y forma las ramas principales ascendentes.

árboles frutales

El cerezo: aporta color a tu jardín

El cerezo se siente especialmente cómodo en jardines amplios con mucho sol. Además, si aciertas el lugar correcto dónde plantarlo, el cerezo florecerá con una hermosa flor que aportará color y belleza a tu jardín.

Las cerezas dulces no toleran los suelos anegados, pero pueden crecer correctamente en suelos pobres de piedra caliza. Son amantes de superficies ricas en nutrientes, sueltas y ligeramente arenosas.

Dado que su floración sucede temprano, debes plantarlos en un lugar protegido de las posibles heladas tardías que puedan aparecer. Las cerezas ácidas tienen una floración más tardía y, además, son menos sensibles a las heladas por lo que también son menos exigente en cuando a la ubicación.

Las cerezas dulces necesitan un polinizador, pero, en cambio, las cerezas ácidas no.

Recuerda: las cerezas dulces pueden crecer hasta 20 metros de altura y crear coronas muy anchas. Por ello, si tienes un jardín pequeño, es mejor plantar cerezas ácidas.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog