Baño adaptado: ¿qué tienes que tener en cuenta?

Una de las tendencias más destacadas de los últimos años es la creación de espacios abiertos en los hogares; es decir, hogares con menos paredes convirtiéndose estos en más accesibles para toda la familia y, al mismo tiempo, creando una sensación de más luminosidad y más espacio. ¡Esta tendencia ya ha llegado al baño! El baño es la estancia donde más caídas se producen por parte de las personas mayores debido a sus limitaciones. Por esta razón, un baño adaptado y abierto es perfecto ya que aporta más comodidad y seguridad para toda la familia ya que todos sus elementos son más accesibles.

¿Sientes curiosidad sobre qué tienes que tener en cuenta para adaptar tú baño para las necesidades más específicas de tu familia? ¡No vayas muy lejos! En este post te contaremos todo lo que tienes que tener en cuenta en relación a tener un baño adaptado para discapacitados o personas con movilidad reducida.

New Call-to-action

¿Qué es en realidad un espacio abierto?

Contar con un espacio abierto tiene múltiples ventajas. A parte de aportar un espacio visualmente más grande y más luminosidad a tu hogar, también convierte tu casa más accesible para aquellos con necesidades especiales o discapacidades.

En relación al baño, contar con un baño sin tantos obstáculos te proporcionará más comodidad a la hora de acceder al inodoro y/o a la bañera/ducha además de obtener una sensación de más espacio. Es importante tener en mente qué se quiere hacer exactamente ya que si solo se quiere cambiar la bañera por un plato de ducha a ras de suelo los costes serán menores.

¿A qué debes prestar atención para tener un baño adaptado?

1. Una ducha espaciosa a ras de suelo

El núcleo en toda reforma para un baño adaptado es la ducha a ras de suelo; es decir, se tiene que procurar que el plato de ducha quede lo más nivelado con el suelo posible; además, es muy fácil de instalar.

Generalmente, las duchas adaptadas para discapacitados o personas con movilidad reducida suelen ser bastante grandes y anchas para que, en el caso que fuera necesario, se pueda maniobrar y mover bien dentro de ellas con una silla de ruedas.

Al decidir la ubicación de ella dentro del baño tienes que tener en cuenta que el acceso sea fácil; la mejor opción es colocarla en una pared recta (que no haga esquina) y que la ducha cuente con una mampara de vidrio. De esta manera se garantizará que el acceso sea sencillo y seguro.

Dentro de la ducha se puede añadir un asidero y un asiento plegable para aún más seguridad y comodidad para entrar y salir de la ducha y, también, para ducharse. Asimismo, también es importante adaptar la grifería a las alturas y las necesidades de la familia.

Por otro lado, contar con un suelo radiante y unas baldosas antideslizantes en el baño harán que este sea más seguro.

2. Un lavabo con suficiente espacio incluso estando sentado

Los lavabos en baños adaptados suelen requerir más espacio para que las sillas de ruedas puedan tener suficiente margen de maniobra. También es importante que debajo del lavabo no haya ningún mueble o solo haya un mueble pequeño para que así la silla de ruedas tenga suficiente espacio y no se haga daño en las rodillas la persona en cuestión.

La altura del lavabo dependerá de la altura de las personas que la vayan a usar pero 80 centímetros son un buen punto de partida para colocarlo.

En el caso de los muebles de lavabo altos, te recomendamos que distribuyas su uso de manera adecuada; es decir, que las personas con menos movilidad o con silla de ruedas usen los compartimientos inferiores ya que les será de más fácil acceso.

3. Uso de baldosas antideslizantes

Es importante el uso de baldosas antideslizantes en el baño. En general, las baldosas pequeñas con unas juntas más grandes son más seguras que las baldosas grandes con juntas estrechas y pequeñas. Sin embargo, en áreas donde el contacto con el agua no es tan estrecho, puedes poner suelos laminados u otro tipo de suelo que encaje más con tu estilo y con el estilo de tu baño.

Al mismo tiempo, puedes aprovechar durante la reforma del suelo para poner un suelo radiante ya que este aportará más comodidad, más espacio y más seguridad ya que no existirá el riesgo de golpe con los radiadores.

Dado que evitar al máximo las caídas es un elemento muy importante a tener en cuenta en el baño, no escatimes en gastos. En cualquier caso, déjate asegurar por nuestros trabajadores en tu centro BAUHAUS más cercano.

4. Un inodoro suspendido

Un elemento muy importante a tener en cuenta para adaptar el baño a personas discapacitadas o con movilidad reducida es que puedan usar el baño sin ayuda. Para ello, un inodoro suspendido es el más adecuado y, además, es estéticamente bonito, facilita la limpieza del baño y es fácil de instalar.

En relación al inodoro, tienes que tener en cuenta que el asiento de este no sea demasiado corto ya que sino su uso será más complicado. Asimismo, se puede añadir un asidero al lado del inodoro para así facilitar su uso y el traspaso desde la silla de ruedas al inodoro. Añadir una tapa de inodoro con un mecanismo de bajada automática acabará de aportar la comodidad a tu baño.

Asimismo, por último, también ten en cuenta que el papel higiénico y los accesorios del inodoro deben ser de fácil acceso.

5. Una bañera también tiene lugar en un baño adaptado

También una bañera puede encajar dentro de un baño adaptado para personas con movilidad reducida o discapacitados. Por un lado, existen bañeras con una puerta pequeña que facilita el acceso a esta y a la que se puede añadir una mampara para que tenga una doble funcionalidad: la de ducha y la de bañera. Por otro lado, también puedes añadir una bañera convencional, pero asegúrate de que sea ancha, con un acceso no demasiado complicado y que permita levantarse y salir de ella sin ningún peligro. Además, a esta se le puede añadir una pequeña escalera para que así el acceso sea más fácil.

Al igual que para la ducha y para el inodoro, añadir un asidero puede facilitar la entrada a esta además de aportar más seguridad también. Asimismo, tanto en la ducha como en el lavabo y en la bañera se debería incorporar una grifería monomando de fácil uso que se pueden usar con una sola mano.

¿Puede un baño pequeño convertirse en un baño adaptado?

¡Incluso en los baños pequeños hay espacio para poder adaptarlos a todas las necesidades de tu familia! Aun así, hay varios elementos que tienes que tener en cuenta:

  • En primer lugar, la puerta de acceso del baño tiene que ser lo suficientemente ancha para que pueda pasar un andador o una silla de ruedas sin ningún problema y de manera fácil.
  • Por otro lado, se tiene que priorizar la accesibilidad al inodoro, al lavabo y a la ducha frente a los muebles; es decir, quizás tengas que renunciar a un poco de almacenamiento para que así el baño sea más accesible.
  • Por último, dado que, en algunas ocasiones, la grifería y los muebles del baño serán usados como puntos de apoyo es importante que estos sean estables y de buena calidad para que sean seguros al usarlos.
New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog