¿Cómo cambiar la bañera por plato de ducha?

Una de las reformas más habituales en los baños es cambiar la bañera por plato de ducha. Acostumbra a ser un trabajo que requiere de la actuación de profesionales, ya que se necesitan nociones de lampistería para trabajar en los desagües y tuberías. Pero es posible que puedas hacerlo por tu cuenta, si tienes el conocimiento y la destreza. En este artículo encontrarás toda la información sobre las opciones que tienes para el cambio de bañera por ducha.

New Call-to-action

Cómo se hace el cambio de bañera por plato de ducha

Este es el proceso a seguir para cambiar la bañera por plato de ducha. Necesitarás desde tuberías de PVC y soplete, hasta una sierra para tuberías o silicona. En este artículo te contamos cómo instalar el plato de ducha, pero para hacer un resumen los pasos son:

  1. Cortar el agua

    Cortar el agua con la llave de paso

  2. Quitar grifería y desagüe

    Una vez compruebes que no hay agua circulando, debes quitar la grifería, y aprovechar para quitar el anclaje del desagüe y la pletina.

  3. Quitar la bañera

    Es el momento de picar y retirar todos los azulejos y ladrillos que rodean la bañera, para poder quitarla.

  4. Adaptar las tuberías para la grifería

    Los grifos de la ducha deben situarse a una altura superior que los de la bañera, por lo que deberás subirlos.

  5. Alisar el suelo y cuadrar el desagüe

    Lo más habitual es que el desagüe no coincida con el plato de ducha, por lo que tendrás que ajustarlo. También deberás alisar el suelo con mortero hasta lograr que esté uniforme para instalar el plato de ducha.

  6. Colocar el plato de ducha

    Ya puedes colocar el plato de ducha nuevo y alicatarlo.

Como ves, cambiar la bañera por plato de ducha requiere de ciertos conocimientos. Si crees que podrías necesitar ayuda no dudes en consultar tu centro BAUHAUS, donde nuestro grupo de expertos está a tu disposición para hacerlo por ti. 

Elementos a elegir en el cambio de bañera por ducha

Hay 4 elementos que debes elegir a la hora de hacer el cambio de bañera por plato de ducha.

  • Plato de ducha. Las opciones más habituales son las siguientes:
    • Acrílico. La última capa de la composición es acrílica, lo que la hace inmune a bacterias y hongos. Es muy resistente a golpes y rayaduras. Se puede restaurar y pulir. 
    • Carga mineral. Fabricado con resina y carga mineral. Es el más demandado, debido a su buen acabado, tanto estética como funcionalmente. Los hay  de distintos tamaños y es antideslizante y antibacteriano.
    • Cerámicos. Es el más frágil, ya que la porcelana es muy rígida, pero muy difícil de rayar. Es muy fácil de limpiar.
  • Mampara. Existen diferentes materiales: aluminio, cristal templado, acrílico, acero inoxidable, vidrio… También existen diversas opciones de apertura: fijas, correderas, abatibles… La elección dependerá del espacio de que dispongas y del acabado que más te guste.  
  • Grifería. En este capítulo las posibilidades son infinitas. Los materiales, los acabados, el sistema de ducha, con efecto lluvia, con chorros de hidromasaje, doble… Puedes escoger entre muchísimas opciones.  
  • Revestimiento. El azulejo cerámico es el más común, aunque también está muy de moda el microcemento, o incluso el papel pintado con protección contra el agua y la humedad. Las posibilidades también son muchas: puedes elegir una combinación de materiales y diversos acabados.

Finalmente, el coste de cambiar la bañera por plato de ducha depende mucho de la elección del material pero el presupuesto acostumbra a oscilar entre los 500 y los 2.500€ y dos días de trabajo. Recuerda que si necesitas ayuda, en tu centro BAUHAUS encontrarás un servicio de reformas a tu entera disposición.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog