Cambiar un plato de ducha por otro paso a paso

Si te estás planteando reformar tu baño pero no quieres realizar una gran obra, tienes la opción de hacer algo más pequeño: cambiar el plato de ducha. Aunque sea un cambio pequeño, cambiarlo puede parecer complicado, por lo que en este post te explicamos paso a paso cómo cambiar un plato de ducha por otro.

Te contamos cómo cambiar el plato de ducha

Para hacer esta renovación, necesitarás:

  • Plato de ducha
  • Cola para azulejos impermeable
  • Martillo de goma
  • Silicona para juntas

  1. Elige el modelo que prefieres

    Existen una gran variedad de materiales para platos de ducha: madera, resina, piedra natural… Puedes incluso personalizar las medidas. Así, el primer paso es saber lo que quieres: qué estilo quedará mejor con tu baño, qué colores quieres… Elige un plato que aporte personalidad y encaje con tu estilo.

  2. Retira el plato de ducha actual y presenta el nuevo

    Retira el plato actual y coloca el nuevo, sin pegarlo todavía. Asegúrate de que los agujeros del desagüe coincidan. Si no es así, márcalo y haz uno en el plato.

    A continuación, verifica que funciona. Para ello, tira un poco de agua con el plato montado sin pegar y confirma que no hay fugas, u otros problemas, y que el agua puede salir bien.

    Si el suelo estuviera desnivelado, el agua se desviaría de su recorrido y no caería por el desagüe.

  3. Pega el plato de ducha nuevo

    Aplica cola específica para azulejos del baño (impermeable) en la zona que cubrirá el plato y coloca encima el plato de ducha.

    Con un martillo u otra herramienta no afilada que no pueda hacer rasguños al plato, golpea suavemente para que se adhiera bien. Puedes usar un trapo grueso para amortiguar los golpes del martillo. Ahora solo queda esperar a que se seque.

cambiar plato de ducha
New Call-to-action

Toques finales

Para finalizar, estos son algunos consejos de decoración para completar la remodelación del cuarto de baño, con complementos que aportarán la pincelada definitiva a la reforma

Muebles

En un cuarto de baño los muebles son una de las cosas que más destacan. Por ello, si el espacio es pequeño y oscuro, es mejor no colocar un mueble oscuro. Un mueble de baño blanco o de colores claros resalta más y aportará luz al espacio. 

Si, en cambio, el espacio es grande y claro, un mueble de madera oscura contrastará con el baño y quedará bien. Puedes combinarlo con algunas estanterías de la misma madera o el mismo tono de madera.

Cortinas y toallas

Las cortinas y toallas dependen de la gama de colores del baño. Si son colores fuertes, puedes optar por rojo, naranja… Si quieres un ambiente más relajado, elige el beige o el blanco. Combinar las cortinas y las toallas en la misma escala de colores aporta un toque estiloso a la estancia. 

Flores y aromas

Un detalle muy pequeño pero muy efectivo son las flores y los aromas. Añadir alguna flor, aunque no sea real, que combine con los colores del baño, es muy efectivo en decoración. Si el estilo del baño es atrevido, puedes decorar con rosas. Si es más neutro, puedes incluir un tulipán de colores claros, como amarillo o azul. 

Si no quieres poner flores pero quieres añadir aromas en tu cuarto de baño, puedes usar aromas artificiales o inciensos. La vainilla, por ejemplo, aporta sensación de calma, pero existen muchos otros aromas donde elegir. 
Como ves, hacer una pequeña remodelación en tu baño no es complicado. Con estos consejos podrás cambiar el plato de ducha por otro tú mismo, y añadir algún toque especial a tu baño. ¿Necesitas ayuda para llevar a cabo esta obra? Ponte en contacto con nuestro servicio de reformas y nuestro equipo de profesionales harán tu proyecto realidad.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog