Qué es una casa ecológica y cómo construirla para que sea respetuosa con el medio ambiente

El calentamiento del planeta, producido por el cambio climático, está provocando un ascenso de temperaturas, el deshielo de los polos y el aumento de fenómenos meteorológicos extremos. Todo ello son ejemplos claros del impacto de la huella humana en el planeta Tierra, por lo que  es importante concienciarse de la necesidad de respetar el medio ambiente. Vivir en una casa ecológica demuestra que es posible revertir este problema climático global, ¿quieres saber cómo?

New Call-to-action

¿Qué es una casa ecológica?

Una casa ecológica, también llamada casa bioclimática, es aquella que se construye respetando el entorno en el que se edifica. Esto significa que está construida con materiales naturales, que aprovecha al máximo los recursos naturales, como el sol y los materiales que ofrece la tierra, y que tiene las condiciones óptimas para ser habitable con el menor consumo energético posible

Además, cuando se construye una casa ecológica también se tiene en cuenta el terreno en el que está edificada, así como la naturaleza que la rodea y la orientación de la construcción, para aprovechar al máximo la luz solar. 

En la construcción de una casa ecológica se persigue la optimización de los recursos, tanto desde su construcción como, posteriormente, el uso de la misma. El objetivo es que el impacto de la casa ecológica en el medio ambiente sea el menor posible

Por ello, el diseño de una casa ecológica se centra en el uso de materiales y técnicas de construcción sostenibles, además de, por supuesto, en la eficiencia energética. 

Características de una casa ecológica

Una casa ecológica busca ser autosuficiente y autorregulada, por lo que en su totalidad, o en la mayor medida posible, busca la energía y los recursos de fuentes naturales. Utilizar la luz solar, el viento o reutilizar el agua de lluvia, son claros ejemplos de lo que se busca en una casa ecológica. En resumen, debe usar energías limpias y tener emisiones cero, o  cercanas a cero. 

Existen distintos tipos de casas ecológicas, según el material de construcción, la energía que se use de manera principal o la forma de construcción. Pero, para ser consideradas casas ecológica, todas ellas deben tener ciertos elementos comunes:

Diseño o arquitectura bioclimática

Un diseño bioclimático indica que la casa tiene en cuenta el entorno en el que está construida y su clima, aprovechando al máximo los recursos naturales de la zona. 

La calefacción y la climatización de una vivienda supone una gran parte del consumo energético, pues más de ⅓ de la energía consumida se destina a este apartado. Por esta razón es muy importante estudiar el lugar en el que se va a construir, para así tener en cuenta la orientación del sol, para aprovecharlo al máximo, o las corrientes de aire de la zona, para pensar en su uso para ventilar y enfriar las estancias. 

En este aspecto también influye el aislamiento de la casa, para minimizar los cambios de energía con el exterior y que la casa se aclimate lo máximo posible con el mínimo gasto energético posible.

Orientación y protección solar

La orientación de la casa con respecto al sol es muy importante. El sol es una de las mayores fuentes de energía de las que disponemos, con la que se puede calentar una casa entera. 

Es fundamental estudiar la incidencia del sol en la casa, tanto en verano como en invierno,  para sacarle el máximo partido. 

Igual de importante es la protección solar, sobre todo en los meses más calurosos. Una cortina o estor, una persiana o una mosquitera son elementos esenciales para bloquear la incidencia del sol. En este sentido, también pueden aprovecharse los recursos naturales del terreno.

Viviendas autosuficientes

La casa ecológica debe satisfacer la demanda de energía de quienes la habitan. Y para ello, además de la arquitectura bioclimática, son necesarios sistemas de generación y acumulación de energía autónomos. 

Un buen ejemplo de ello son las placas solares, como las que ofrece EDP, los aerogeneradores o incluso los molinos de agua, si el clima y el terreno lo permiten. 

En este sentido, también es importante la producción de alimentos en el hogar, el correcto tratamiento de los residuos y el uso y gestión del agua sostenible.

Uso de materiales naturales y/o reciclados

Si es importante generar la energía de manera natural, también lo es que en la construcción de la casa ecológica se usen materiales naturales y/o reciclados, que requieran poca energía en su producción y transporte, y que no contengan químicos ni tóxicos.

Debe tratarse de materiales que favorezcan la eficiencia energética, es decir, que sean aislantes, para que haya la menor pérdida de energía posible, y que tengan inercia térmica, para permitir una regulación natural de la temperatura.

Construir una casa ecológica, o adaptar tu casa con las medidas adecuadas, es una de la decisiones más responsables para la conservación del medio ambiente que puedes tomar. Por ello cada vez son más habituales. Y es que, recuerda, no hay planeta B. En tu centro BAUHAUS encontrarás un equipo de profesionales preparado para ayudarte en todo lo que necesites para construir tu casa ecológica.  De hecho, si quieres construir una casa 100% personalizada, ecológica, eficiente y confortable tienes que conocer nuestras viviendas bioclimáticas. ¡Infórmate!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog