Cómo aislar una ventana corredera para que no entre frío

Si te preguntas cómo aislar una ventana corredera, es porque dispones de este tipo de cerramiento en casa y notas que no ajusta lo suficientemente bien. Es cierto que ese es uno de los inconvenientes de las ventanas correderas, pero afortunadamente hay productos en el mercado que pueden ayudarte para mantener tu casa caliente en invierno y fresca en verano. ¿Sabes cuáles son? Te lo explicamos.

New Call-to-action

Las ventanas correderas tienen la ventaja de no ocupar espacio, pero también la desventaja de dejar pasar el frío y el calor, produciendo pérdidas de hasta el 35 por ciento de la energía empleada en calefacción o aire acondicionado.  Como ves, el tema es lo suficientemente serio, especialmente ahora que se han disparado los precios de la electricidad y el gas, y todos hemos adquirido una mayor conciencia medioambiental.

Pero, ¿cómo aislar una ventana corredera? Aquí te mostramos las soluciones que cualquier bricolajero aficionado puede poner en práctica

1. Comprobar el cepillo y montar un burlete de poliuretano

Con el tiempo, el cepillo que traen las hojas de las ventanas correderas se deteriora y deja de cumplir su función. Los burletes son la solución más sencilla y económica para aislar ventanas correderas. Estos son los tipos con que puedes contar:

¿Cómo poner burletes en ventanas correderas? Su colocación es muy sencilla. Este es el paso a paso:

  1. Limpia el perfil de nuestra ventana

    para una buena adherencia con un limpiador multiusos y un cepillo, y con ayuda de la bayeta retira los residuos. Remata con una bayeta limpia y alcohol

  2. Coloca el burlete en los laterales de cada hoja.

    Puede ser el burlete tipo “D”, pero también podemos utilizar el de silicona, o el de poliuretano, si queremos una opción más económica.

  3. Coloca un segundo burlete en las partes móviles de la ventana,

    como la unión entre ambas hojas y el contacto entre la hoja y el perfil superior e inferior. Esta vez será el de fieltro. Saca las hojas de la ventana y coloca el burlete en dos puntos: en una de las caras de la hoja, en el lateral en el que ambas se encuentran entre sí, y en los carriles inferior y superior de la ventana.

2. Aislar bien la caja de la persiana

Como aislar una ventana corredera, persiana

Cuando se enrollan las persianas, estas quedan recogidas en una caja superior, que a menudo se desajusta de la pared, dejando pasar el frío y el calor. ¡Te sorprendería ver las aberturas que se producen en las cajas de persianas más antiguas…! La solución es introducir en la caja de la persiana un material aislante como lana de roca o planchas de poliestireno, cortados a la medida correcta. Se trata de materiales transpirables, por lo que no producen condensación. Si la persiana es más moderna y el cajón va integrado en el marco de la ventana, solo hay que quitar la tapa de la caja, que va colocada a presión, e introducir un aislamiento para persianas tipo “Rollodrive”.

3. Instalar cortinas de aislamiento

Como aislar una ventana corredera, cortinas de aislamiento

Si no eres de mucho trabajo DIY, y no sabes cómo aislar una ventana corredera, has de saber que existe algo llamado forro térmico o cortina de aislamiento. Se fija mediante una banda de velcro a las cortinas. Consiguen ahorros de hasta el 46 por ciento en calefacción e impide la entrada de calor en verano hasta en un 80 por ciento.

4. Sellar las ventanas

Como aislar una ventana corredera, sellar

Un incorrecto sellado de las ventanas tanto por fuera como por dentro puede ser también origen de fugas de calor o frío. Por eso, conviene revisarlas. Puedes encontrar tres tipos de ventanas según cómo vayan rematadas:

·         Ventanas con remate de obra. Aplica una silicona neutra, salvo que las grietas sean mayores, en cuyo caso la espuma de poliuretano será la mejor opción. Después recortan las rebabas sobrantes con un cúter y aplicar masilla para un sellado impecable.

·         Ventanas con tapeta. Hay que retirar esta para verificar si hay huecos. En caso de haberlos, remata con espuma de poliuretano. Colocar la tapeta con adhesivo de montaje. Aplicar masilla para sellar.

·         Ventanas con solape. No se pueden retirar, pues van atornillados. Procede como en las ventanas con remate de obra.

5. Cambiar las ventanas por unas con mejor aislamiento

Si las ventanas correderas de que dispone tu casa no tienen doble cristal, poco podrás hacer por mejorar el aislamiento manteniendo la misma ventana. En ese caso, y si cuentas con presupuesto, lo ideal es que te acerques a uno de nuestros centros de bricolaje BAUHAUS y veas las opciones que tenemos en ventanas correderas con doble vidrio. Si cuentas con espacio suficiente y más presupuesto, opta por ventanas de PVC de apertura oscilobatiente, con altos niveles de aislamiento. Pregunta en tienda sobre las opciones para que un profesional realice la instalación de ventanas.

Ahora que ya sabes cómo aislar una ventana corredera contra las fugas térmicas, tú decides si hacer una pequeña reparación tú mismo o montar nuevas ventanas. 

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog