Cómo alicatar una cocina

Tanto el baño como la cocina suelen estar alicatados con el objetivo de tener un revestimiento resistente a la vez que decorativo. Sin embargo, precisamente en la cocina, se suelen dar muchas de las reuniones con familiares y amigos, por lo que es clave instalar baldosas bonitas y originales que, además de ofrecer protección a la pared y el suelo, aporten un toque decorativo. Por eso, a continuación vamos a ver paso a paso cómo alicatar una cocina, así como los materiales y las herramientas necesarias, sin olvidar los tipos de acabados. 

New Call-to-action

Las herramientas y los materiales que necesitas

Para alicatar una cocina necesitas las siguientes herramientas y materiales:

Cómo alicatar una cocina: paso a paso

Y ahora sí, el proceso de cómo alicatar una cocina:

  1. Retira los azulejos

    Si la cocina está previamente alicatada, el primer paso consiste en retirar todos los azulejos que van a ser sustituidos. Para ello necesitas un martillo y una piqueta: rompe todos los azulejos hasta dejar la superficie totalmente limpia. Después recoge los escombros y deja el espacio libre de obstáculos para poder trabajar con seguridad y comodidad.

  2. Alisa la superficie

    Una vez que los azulejos han sido retirados, es el momento de trabajar sobre la superficie que queda expuesta: hay que alisarla y nivelarla lo máximo posible. En primer lugar hay que retirar todos los restos de los azulejos y, si fuera necesario, aplicar una capa de mortero para que la superficie quede lo más nivelada posible. Deja secar antes de continuar con el siguiente paso.

  3. Aplica la capa de contacto

    Antes de colocar las baldosas, hay que aplicar una capa de contacto. Lo mejor es optar por la técnica de capa fina, que consiste en aplicar una capa de mortero-cola de unos 5 mm de espesor sobre la superficie con la ayuda de una llana dentada. Claro que no tienes que aplicarla por toda la superficie, sino por tramos e ir colocando los azulejos por zonas.

  4. Coloca los azulejos

    Ahora sí, es el momento de colocar los azulejos. Aplica la capa de contacto y después coloca el azulejo. Para asentarlos puedes ayudarte de un mazo. (También es importante que antes hayas realizado un estudio sobre el número de azulejos que necesitas y cómo distribuirlos por las paredes o el suelo)

    Sin embargo, la dificultad radica en las juntas de las baldosas, pues entre una y otra han de colocarse unas crucetas que después serán retiradas para rejuntarse con la ayuda de mortero o pasta para cerámica. Asimismo, a medida que vayas colocando las baldosas, tendrás que ir cortándolas una vez que llegues a los laterales de la habitación, lo cual también puede resultar dificultoso, pero que puedes realizar sin problemas con la ayuda del cortador y las tenazas para cerámica.

  5. Rellena las juntas

    Una vez que están colocadas todas las baldosas, es el momento de centrarse en las juntas, que han de “rellenadas”, para lo cual pueden usarse diferentes revestimientos según el resultado que pretendamos:

    Mortero universal
    Mortero flexible para juntas
    Pasta para gres porcelánico
    Pasta de resina epoxi
    Pasta vitrificada

Tipos de acabados y materiales

Ahora que ya sabes cómo alicatar una cocina, es importante detenerse en los diferentes materiales que puedes elegir para el estilo de tu cocina: 

Azulejos cerámicos

Los revestimientos de gres cerámico son elegantes y simples, pero con unas increíbles prestaciones: son resistentes al rayado y a las manchas, además de muy fáciles de limpiar.

cómo alicatar una cocina

Efecto cemento

En gris con rayas o en blanco, el alicatado para la cocina con efecto cemento también está de moda. Esta variedad de revestimientos también está muy recomendada para los baños, pues es muy resistente a las manchas y a la humedad. 

cómo alicatar una cocina

El toque vintage

Estas baldosas son una tendencia en el alicatado de la cocina. Los hay de muchos colores: azul, negro, beige, rojo o incluso combinando diferentes tonos. Además, tienen resistencia al desgaste, al rayado y a las manchas.

cómo alicatar una cocina

Efecto piedra

En gris o en blanco, proporciona estilo, armonía y equilibrio. Tiene un acabado rústico y es resistente al rayado y a las manchas.

cómo alicatar una cocina

Paredes de madera

Los paneles de madera son ligeros y se instalan de un modo muy sencillo: no se necesitan herramientas, tan solo adhesivo para fijarlos a la pared. El acabado es natural y aporta calidez a la vez que diseño. 

cómo alicatar una cocina

Estilo industrial

Al igual que los paneles de madera, se adhieren a la pared con cola, por lo que su colocación es muy sencilla y rápida. Aportan elegancia y modernidad, pero a la vez son muy apropiados para estancias húmedas por su facilidad de mantenimiento.  

Acércate a tu centro BAUHAUS más cercano para conocer todas las novedades y las opiniones sobre cómo alicatar una cocina y déjate asesorar por nuestros profesionales. ¡Te esperamos!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog