Cómo hacer hormigón: instrucciones paso a paso

El hormigón es un material que presenta una gran resistencia a la compresión, lo cual hace que sea muy usado en la construcción. Por lo tanto, si estás pensando en hacer cualquier tipo de obra en tu hogar, vas a tener que fabricar cemento con el que asegurar el elemento que construyas. Por ello, en este artículo te enseñamos cómo hacer hormigón paso a paso, así como los materiales y las herramientas que necesitas. 

Los componentes del hormigón

El hormigón es una mezcla de aglomerante, agregados y agua. Los aglomerantes más usados son el cemento y el mortero, mientras que los agregados son áridos, como la grava o la arena. La proporción variará en función del uso que se le vaya a dar al hormigón, pero las dosis aproximadas (si la cantidad es pequeña, se puede usar la propia paleta como medida) son:

  • 1 parte cemento
  • 3 partes de arena (de mina o de piedras que se trituran) 
  • 4 partes de grava
  • 0,5 partes de agua

Si se añade más agua a la mezcla, será más manejable, pero en cambio disminuirá su resistencia. Las proporciones influyen en la resistencia, la durabilidad y la manejabilidad de la mezcla. Con práctica, se puede llegar a conseguir el resultado ideal en función del trabajo que se vaya a llevar a cabo. 

New Call-to-action

Qué herramientas necesitas

Aunque a nivel profesional se usa una hormigonera, para hacer hormigón en casa no se necesita más que una carretilla, capazo o cubo para hacer la mezcla, y alguna herramienta para remover, como paletas o espátulas. A mano y mezclando con calma, conseguirás el hormigón que necesitas para tu obra o construcción. 

Cómo hacer hormigón

Paso a paso: cómo hacer hormigón

Una vez que tenemos las herramientas y los materiales necesarios para comenzar, es el momento de aprender cómo hacer hormigón:

  1. Mezcla los materiales “secos”

    El primer paso consiste en echar el cemento, la arena y la grava en el recipiente que hayas escogido para hacer la mezcla y remover con la paleta hasta que todo el conjunto se haya teñido con el gris del cemento. Verás que, puesto que hay más cantidad de grava, esta resaltará entre todo el conjunto.

  2. Añade el agua a la mezcla

    A continuación hay que añadir el agua a la mezcla. Sin embargo, puesto que depende de varios factores, como que la arena esté húmeda, no hay que verterla toda, sino que es más recomendable hacerlo poco a poco. De esta manera, a medida que la vayas entremezclando, puedes ir viendo la consistencia que va adquiriendo el hormigón. 

    Un hormigón más “duro” puede usarse para tapar un agujero, por ejemplo, pero para la colocación de ladrillos es más recomendable que la mezcla sea más “fluida”. Con la práctica, y según vayas utilizando el hormigón en diferentes trabajos, verás qué tipo de mezcla hacer (con más o menos agua) en función de la finalidad que vaya a tener. 

Ahora ya sabes cómo hacer hormigón, así como los materiales y las herramientas que necesitas. No dudes en acercarte a tu centro BAUHAUS más cercano para conseguir los elementos que necesitas para tu reforma y dejarte asesorar por nuestros profesionales. ¡Te estamos esperando!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 4.5 / 5. Total votos: 4

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog