¿Cómo limpiar correctamente mi barbacoa?

Después de haber asado en tu barbacoa es importante limpiarla a fondo para que quede como nueva y la puedas volver a usar. Descubre aquí cómo limpiar correctamente tu barbacoa y cómo conseguir que tus rejillas con costras y suciedad vuelvan a lucir como nuevas.

Limpiar la rejilla de tu barbacoa

Algunas personas apuestan por la clásica barbacoa de carbón, pero otros prefieren asar con una barbacoa de gas más moderna. ¿Lo que todas las barbacoas tienen en común? El dispositivo, incluido la parrilla, quiere y debe limpiarse después de haberse usado.

La experiencia ha demostrado que limpiar las rejillas de tu barbacoa al día siguiente o días posteriores no es adecuado ya que requiere de mucho más trabajo. Es mejor limpiarlo a mano cuánto antes.

Para que te resulte más fácil limpiar tus rejillas, te recomendamos que quemes la parrilla con los residuos de grasa y carne directamente después de haberla usado, raspar toda la suciedad y remojar la parrilla. ¡De este modo toda la suciedad se eliminará fácilmente!

Limpiar barbacoa

Truco de limpieza: envuelve la rejilla fría con papel de periódico, vierte mucha agua sobre ella y déjala en el césped o en cualquier otro lugar durante toda la noche. Al día siguiente, limpia la rejilla (incluidos los espacios intermedios) con una esponja húmeda con agua. Para que la próxima vez la carne u otros tipos de comida no se pequen, te recomendamos que uses un spray antiadherente o frota con aceite de cocina la rejilla antes de empezar a asar.

Remedios caseros eficaces de limpieza

  • Ceniza
  • Levadura / Bicarbonato de sodio
  • Granos de café

¿Cómo proceder? Empieza mezclando alguno de los “ingredientes” mencionados previamente a partes iguales con agua y frota con la pasta casera la rejilla de tu barbacoa.

Precaución: es importante que ¡no limpies tus rejillas de hierro fundido con una mezcla de agua y jabón líquido ya que podrías quemarlo! Es mejor que las limpies con un cepillo de latón y aceite, grasa vegetal o grasa en aerosol ya que entonces no se creará ninguna película de óxido.

Limpiar la parrilla del carbón

Una barbacoa de carbón suele requerir una limpieza más intensiva que las barbacoas de gas y las barbacoas eléctricas. A diferencia de la barbacoa de carbón, las otras barbacoas no disponen de una bandeja recolectora de grasa, salsa y restos de comida por lo que limpiarlas puede resultar más difícil.

Una costra de grasa, especies, partículas de ceniza y restos de comida se suelen adherir a la rejilla. Por ello, es importante limpiar con regularidad la rejilla de tu barbacoa ya que sino no volverá a ser antiadherente. Con la ceniza fría, un trapo viejo y un poco de agua puedes eliminar el óxido de manera natural.

También es importante no esperar demasiado para limpiar el recipiente colector de tu barbacoa de carbón. Es mejor limpiarlo inmediatamente después de que esté todo enfriado para que la suciedad no quede demasiado pegada y se pueda quitar fácilmente. Puedes limpiar la tapa de la barbacoa con hollín con la ayuda de un limpiador para hornos.

Limpiar barbacoa

Consejo: Antes de calentar y encender tu barbacoa de carbón, te recomendamos que frotes la parte interior de tu rejilla con media patata; verás que durante la barbacoa, la carne, el pescado y el queso se pegarán con menos facilidad.

Limpiar la barbacoa de gas

¿Ventajas de la barbacoa de gas? No sólo se calienta más rápido, sino que también es más fácil de limpiar una barbacoa de gas ya que no tiene ni cenizas ni hollín.

Para limpiar este tipo de barbacoa, te recomendamos que apagues la parrilla dejando que los residuos que hayan quedado se quemen durante 15 minutos con la tapa de la barbacoa cerrada.

Luego, deja enfriar todo el conjunto antes de frotar con un cepillo limpiador para barbacoa la parrilla. También es importante limpiar regularmente el resto de tu barbacoa con un paño húmedo y jabón líquido.

Limpiar la barbacoa eléctrica

Ya sea si hayas usado tu barbacoa eléctrica en el interior o en el exterior de tu hogar, no solamente te limites a apagarla: desconecta siempre el enchufe de la toma de corriente antes de ponerte a limpiar tu barbacoa eléctrica. De lo contrario, corres el riesgo de electrocutarte. Para evitarlo, también te recomendamos que eches un vistazo a las instrucciones del fabricante para saber las condiciones a tener en cuenta para poder limpiar de manera segura la barbacoa.

Recuerda que el elemento calefactor que transporta la corriente no se debe limpiar con agua ni sumergirlo bajo el agua. Para limpiar la rejilla de la barbacoa eléctrica, te recomendamos que uses el lado áspero de una esponja húmeda; es importante que no uses limpiadores de hornos fuertes ni abrasivos.

También puedes limpiar la rejilla de la barbacoa después de comer con agua y un cepillo o esponja metálica. Para el cuenco de agua, basta con limpiarlo con un paño húmedo.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog