Cómo pintar el salón en dos colores: claves que debes tener en cuenta

La pintura de las paredes es un elemento decorativo más de cualquier estancia y, en el salón, usar dos o más colores puede ayudarnos a mejorar mucho el resultado. Si quieres saber cómo pintar el salón en dos colores y saber qué claves o ideas no puedes pasar por alto, sigue leyendo y te lo contamos. 

New Call-to-action

El poder del color 

Antes de meternos de lleno en cómo pintar el salón en dos colores, es importante entender el poder y los efectos que tienen el color (o colores) en cualquier espacio. Dependiendo de los colores que escojamos, así como de las tonalidades de los mismos, conseguiremos distintos efectos y sensaciones

Por ejemplo, los colores vivos como el rojo, el amarillo o el verde generan sensación de energía y actividad. Mientras que colores como los ocres, los beiges o los rosas generan sensación de tranquilidad y descanso. Dependiendo del efecto que queramos conseguir al pintar el salón (o cualquier otra estancia de la casa) deberemos decantarnos por un color u otro.

El gran dilema: ¿qué color le va mejor?

A la hora de escoger la pintura del salón, hay que tener en cuenta muchos elementos. En primer lugar, qué queremos conseguir con esa pintura, y cómo quedará en conjunto con el resto de muebles y decoración de la estancia. 

Algunos factores que nos ayudarán a decidirnos en la elección son los siguientes: 

El espacio del salón

Un salón grande permite colores más oscuros sin generar sensación de pequeñez. Por el contrario, en el caso de un salón pequeño, lo mejor será decantarse por colores claros. 

Este es uno de los principales elementos que debemos tener en cuenta, ya que el espacio con el que realmente contamos no se puede cambiar, pero la sensación de amplitud que conseguimos con la pintura sí

¿Cuánta luz recibe tu salón y cuánta luz recibe?

Cuanta más luz tenga un salón, mayor capacidad de elegir colores tendremos. Sin embargo, si la luz que llega al salón es escasa, debemos optar por colores que nos ayuden a potenciarla. En este caso, la mejor opción es el blanco. Pero, si no queremos usar pintura blanca, también podemos utilizar otros colores, pero lo mejor será que siempre sean tonalidades muy claras. 

¿Qué hago con las puertas y ventanas? 

Junto a las paredes, las carpinterías (puertas, ventanas, barandillas, armarios empotrados, etc.) contribuyen a crear los espacios interiores. A la hora de escoger un color para el salón, es importante tenerlas en cuenta igual que cualquier otro mueble. 

¿Cómo son tus muebles?

El resto de objetos que vayan a colocarse en el salón también se sumarán al efecto visual creado por la pintura. Si tenemos muebles oscuros, una pintura oscura los invisibiliza demasiado (y viceversa). Lo mejor es elegir un color y tono de pintura que aporte amplitud a la sala y que, al mismo tiempo, permita cierto grado de contraste con los muebles y objetos decorativos que vamos a colocar. 

El suelo y el techo tienen mucho que decir

Otro elemento importante que se debe tener en cuenta es el suelo y el techo. Un techo bajo siempre produce sensación de menos espacio y viceversa. Tenlo en cuenta a la hora de elegir la pintura de las paredes. 

Por su parte, el suelo también debe tenerse en cuenta en la elección de la pintura. Debido a los distintos tipos de materiales y texturas que podemos encontrar en el suelo, puede que haya algunas pinturas que queden mejor que otras. Por ejemplo, los suelos de madera quedan bien con pinturas lisas, mientras que los suelos de azulejo combinan a la perfección con pinturas con más textura. Por ejemplo, una pintura de estuco

como pintar el salón en dos colores

Cómo pintar el salón en dos colores: ¿qué ventajas tiene?

Más allá del efecto decorativo, pintar el salón en dos colores tiene algunos beneficios que no podemos pasar por alto. 

Delimitar sin tabiques

Una de las principales ventajas de pintar el salón en varios colores es que nos va a ayudar a crear espacios diferentes incluso si partimos de un espacio abierto y continuado. Esto es especialmente útil a la hora de querer separar la sala de estar del comedor o, incluso, una cocina abierta del resto de la estancia.

Paredes con fuerza

Además, pintar el salón en dos colores nos va a permitir crear paredes con más fuerza que otras. Es decir, paredes que destaquen sobre el resto de las demás. Esto nos permite centrar la atención en determinadas paredes de la sala. Por ejemplo, la pared en la que se ubica la chimenea o la televisión.

como pintar el salón en dos colores

Compensar la sensación de tubo de algunos salones 

Finalmente, otra de las ventajas que aporta jugar con varios colores a la hora de pintar el salón es que nos puede ayudar a modificar la sensación de amplitud (o pequeñez) de algunos salones. Esto se percibe muy bien en el caso de salones con forma de tubo o formas alargadas. Si ponemos colores claros en las paredes más cercanas entre sí, y colores oscuros en las más alejadas, compensaremos la sensación de espacio rectangular. Esto conseguirá que la sala tenga una visión más agradable y mejor distribuida desde una perspectiva visual. 

Ahora que ya sabes cómo pintar el salón en dos colores y las principales ventajas y claves que debes tener en cuenta, solo te queda ponerte manos a la obra. En BAUHAUS encontrarás todo tipo de pinturas y todos los materiales que necesitas para ponerte manos a la obra. Busques lo busques está en BAUHAUS

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog