Cómo pintar las ventanas de aluminio

¿Tienes ventanas de aluminio en tu vivienda y no quieres cambiarlas aunque sí deseas darle un toque diferente? En este caso, puedes recurrir a pintarlas. Se puede hacer sin problema, sí. De hecho, es bastante sencillo y el resultado es inmejorable, pues le da un aspecto muy diferente al color del aluminio. Lo habitual es optar por el color blanco, aunque puedes escoger el que más te guste. Para enseñarte cómo hacerlo, en este artículo te vamos a explicar cómo pintar las ventanas de aluminio para así darles un toque diferente. 

Consideraciones previas

Debemos tener en cuenta que hay dos tipos de aluminio: el convencional (el de toda la vida, aluminio puro) y el aluminio anodizado (con recubrimiento de pintura para darle más protección y resistencia), es decir, que este último habrá que lijarlo más profundamente y darle quizá una capa más de imprimación para que tenga mayor agarre.

Por otra parte, hay ventanas que tienen un proceso de secado al horno, por lo que la pintura estará bastante dura y muy adherida, así que nos costará más quitarla. También es posible que tengas unas ventanas de aluminio bastante antiguas cuya pintura esté descascarillada o que sea posible rascarla con los dedos. Dependiendo del tipo de material, será más o menos fácil el trabajo de pintar ventanas de aluminio. 

Materiales y herramientas que necesitas

Antes comenzar con la tarea, es importante contar con los materiales y las herramientas que precisas para pintar las ventanas de aluminio, que son son los siguientes:

New Call-to-action

Los pasos para pintar las ventanas de aluminio

Para pintar las ventanas de aluminio y darle este toque diferente, estos son los pasos que debes seguir. ¡Son muy sencillos, ya verás!

  1. Prepara la superficie

    Cubrimos bien todo lo que queremos tapar para no manchar. También tenemos la opción de poner papel protector de pintor para proteger una mayor superficie. Si descartamos la cinta de carrocero porque queremos pintar en spray, con lo que mancharemos mucha más superficie, tenemos la opción de adquirir plástico cubretodo y con la cinta de carrocero o pintor la fijaremos para que no se mueva y además podemos aprovecharlo para cubrir el suelo.

  2. Prepara el aluminio: líjalo

    Una vez preparada nuestra superficie y protegida para no mancharla, procedemos a lijarla bien. Este paso es importante porque, si no está bien lijada, no tendrá un buen acabado. Hay diferentes maneras de lijar una ventana de aluminio:

    Lijadora eléctrica: es el método más recomendable y sus precios son bastante asequibles. Es muy recomendable ya que un buen lijado dice mucho de un buen acabado. Es una herramienta de bricolaje que puede durar años. Podemos darle a la superficie con la lijadora eléctrica y en los sitios donde no llegue nos ayudamos con la lija manual.
    Lija manual: lo importante es que sea de grano muy fino para no dañar la superficie. Nuestro objetivo es abrir el poro para que la imprimación tenga mayor adherencia y que la superficie quede lo más lisa y uniforme posible. Es importante lijar todas las zonas, por muy pequeñas o difícil que sea la superficie.
    Lanas de acero: son indicadas para lijar el aluminio.
    Decapantes o quitapinturas: si nuestras ventanas son de aluminio anodizado, al ser más difícil de quitar ese recubrimiento, podemos echar mano del decapante, pero tenemos que tener la precaución de no sobrepasar el tiempo entre capas para no dañar nuestra superficie.

  3. Limpiar bien con alcohol, acetona o disolvente

    Una vez que la superficie está lijada, hay que limpiarla con la ayuda de trapos de microfibra y alcohol, acetona o disolvente. Después hay que dejar que se seque al completo.

  4. Aplica una capa de imprimación

    Cuando la ventana ya está lijada y limpia, es el momento de aplicar una capa de imprimación. Esto se hace porque el aluminio no absorbe la pintura, ya que no se trata de un material poroso, como por ejemplo la madera, por lo que acabaría cayéndose con el paso del tiempo. Usa un rodillo de pelo corto para este paso. Tienes que dejar secar durante un mínimo de 6 horas. El siguiente paso es pintar las ventanas de aluminio. 

    La imprimación en una capa previa que se aplica sobre la superficie que se va a pintar para una mayor adherencia de la pintura que le demos después. El aluminio es un material difícil, así que necesitaremos tratarlo con una imprimación que consiste en preparar la superficie con una base transparente o de colores para que la pintura, una vez finalizado todo el proceso, no se levante o se desconche fácilmente.

    Hay que elegir una buena imprimación multisuperficie, como son las todoterreno (Beissier), Titan, Bruguer, etc. Hay que saber que podemos escoger entre dos bases que serían las imprimaciones base agua (se disuelve con agua) o base disolvente (se disuelve con disolvente o aguarrás). Nosotros elegiremos la base disolvente ya que tiene más durabilidad que la base de agua, como por ejemplo:

    Titan multisuperficie
    Beissier multisuperficie
    Imprimaciones spray
    Imprimación + esmaltecomo pintar ventanas de aluminio

  5. Pinta la ventana

    Una vez que la capa de imprimación se ha secado, has de aplicar la primera capa de esmalte de poliuretano, la pintura escogida, para lo que usarás un rodillo (aunque con una pistola el acabado será más liso y uniforme). Cuando se seque la primera capa (un par de horas por lo menos), puedes aplicar una segunda capa para aportarle más firmeza a la ventana. 

    Los esmaltes más adecuados para pintar nuestras ventanas de aluminio son: 
    Esmaltes sintéticos: infinidades de colores. Hay tres acabados: mate, satinado y brillante. Lo mejor es satinado para el acabado en las ventanas de aluminio.
    Spray sintéticos: una gran variedad de colores y en tres acabados. Es una buena opción porque tiene un buen acabado, pero hay que saberle dar uniformemente, dejando una distancia de 25 cm, dando líneas por la superficie por capas sin apelmazar porque corremos el riesgo de que nos quede apelmazado. 
    Esmalte laca poliuretano: Base disolvente. Acabado satinado. 

  6. Aplica el disolvente de poliuretano

    Están los de poliuretano y los disolventes universales, o bien esmaltes sintéticos (disolvente universal).

¿Qué te parece la opción de pintar las ventanas de aluminio para darles un toque diferente pero sin tener que cambiarlas? Es original y, sin duda, el resultado es inmejorable. Si necesitas materiales o herramientas para cualquiera de los pasos, no dudes en acercarte a tu centro BAUHAUS más cercano para conocer todas las novedades y dejarte asesorar por nuestros profesionales. ¡Te estamos esperando!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog