Cómo pintar un mueble de melamina en 5 pasos

La melamina es un tipo de material plástico que se utiliza para recubrir muebles y distintas superficies. Esto permite ocultar un material como el conglomerado de la madera y proteger el mueble de elementos externos, como la humedad o la luz ultravioleta. Si quieres saber cómo pintar un mueble de melamina de forma fácil y duradera sigue leyendo y te contamos cómo hacerlo. 

¿Qué es la melamina y por qué no es fácil de pintar?

New Call-to-action

La melamina es un material muy resistente. Se utiliza para cubrir muchos muebles y, de esta forma, protegerlos contra todo tipo de agresiones, incluidos los golpes y las picaduras. Debido precisamente a esta resistencia, podemos encontrar muebles de melamina tanto para la cocina como para el dormitorio, para el comedor o, incluso, para exteriores como el jardín.

Sin embargo, debido a que es un material particular y que no es poroso, presenta algunas dificultades a la hora de pintarlo. A la hora de pintar melamina, debemos asegurarnos de realizar una limpieza previa exhaustiva de la superficie que vamos a pintar. Así como usar esmaltes adecuados para este tipo de superficies. De lo contrario, aparecerán desconchones y el acabado no será perfecto.

como pintar un mueble de melamina

Materiales necesarios para pintar un mueble de melamina

Estos son los materiales que vamos a necesitar para pintar un mueble de melamina: 

¿Cómo pintar un mueble de melamina en 5 pasos?

Una vez que tenemos todos los materiales necesarios para pintar nuestro mueble de melamina, los pasos que debemos seguir son los siguientes:

  1. Preparar la zona de trabajo

    Lo primero que tenemos que hacer respecto a cómo pintar un mueble de melamina es preparar la zona de trabajo. Pintar un mueble es un trabajo sucio, así que debemos buscar un espacio donde no vayamos a manchar nada. Además, es muy importante que coloquemos papel protector en la superficie en la que vamos a trabajar. Por ejemplo, el suelo. 

  2. Desmontar el mueble

    El siguiente paso será desmontar el mueble. Lo más recomendable es que empecemos retirando los pomos, tiradores y cualquier otro elemento que no vayamos a pintar. Los separaremos y los guardaremos para volverlos a colocar cuando el mueble ya esté pintado. 

    A continuación, debemos desmontar el mueble. Habrá partes del mueble que podamos desatornillar sin problema. Si el mueble tiene partes encoladas, valoraremos si las separamos o no. Si están en mal estado, puede ser una buena idea separarlas, repararlas y volver a encolarlas.

  3. Preparar la superficie de la pintura

    Una vez que tenemos las distintas partes del mueble separadas, debemos prepararlas para la pintura. Lo primero que haremos será lijar las superficies que vamos a pintar. De esta forma eliminamos la suciedad y los posibles desperfectos que haya. Al tratarse de una superficie de melamina, no es necesario llegar hasta la madera, solo lijar la capa superficial para eliminar cualquier irregularidad de la superficie. 

    El siguiente paso será limpiar muy bien la superficie de melamina antes de pintarla. Primero, pasamos un trapo húmedo con agua para retirar los restos más gruesos del lijado. Después, repetimos esta misma operación pero, en este caso, con un trapo humedecido en alcohol. Esto permite retirar las partículas más pequeñas y asegurar una limpieza óptima de la superficie que vamos a pintar. 



  4. Aplicar la pintura

    Ahora, procedemos a aplicar la pintura. Para asegurarnos un resultado lo más liso y homogéneo posible, utilizaremos mejor un rodillo en lugar de una brocha. Para conseguir un acabado perfecto, lo más recomendable es hacer pasadas del rodillo largas. Es decir, permitir que el rodillo se seque y se quede sin pintura antes de levantarlo de la superficie. 

    Debemos realizar varias capas de pintura para asegurar un resultado perfecto. Los tiempos de secado, así como las recomendaciones de uso de la pintura las encontraremos en las instrucciones de uso del fabricante. Siempre que pintemos, debemos seguir estas instrucciones de uso, ya que serán la mejor guía de cómo debemos aplicar el producto en cuestión. 

  5. Volver a montar el mueble 

    Una vez que ya se haya secado la última capa de pintura, procedemos a montar el mueble y a volver a colocarle los tiradores y cualquier otro tipo de pieza adicional que no hayamos pintado. 

como pintar un mueble de melamina

Ahora que ya sabes cómo pintar un mueble de melamina solo necesitas los materiales necesarios para hacerlo. Recuerda que BAUHAUS encontrarás todos los materiales y herramientas que necesitas para hacer este y cualquier otro proyecto de hogar o bricolaje. Necesites lo que necesitás está en BAUHAUS

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 4.3 / 5. Total votos: 20

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog