¡Cómo regar correctamente tu jardín!

¡Sin agua, pocos podemos sobrevivir! Este mismo concepto se aplica para tu jardín: tus árboles, arbustos, flores, huerto y césped necesitan agua para sobrevivir y seguir creciendo (algunas más que otras). Pero, ¿sabes cómo regar correctamente tu jardín? ¡No te preocupes! En este post te contaremos y te responderemos a las preguntas más importantes relacionadas a cómo regar el jardín.

New Call-to-action

¿Por qué debo regar el jardín?

Es importante regar el jardín durante todo el año, pero, sí es cierto que en primavera y otoño los arbustos, las plantas perennes, las flores, las verduras y el césped no requieren de agua adicional. Pero, sin embargo, la cosa en verano cambia ya que se debe prestar más atención a los indicios de sed de las plantas: superficies quebradizas y/o agrietadas, colores apagados o que se desvanecen, plantas con su flor o tallo colgante; todas ellas son señales de sequía y de que debes que regar tu jardín ya que sino tus plantas no sobrevivirán.

Pero, ¿cómo se riega correctamente?

La mayoría de las plantas que tendrás en tu jardín prefieren ser regadas con mucha agua una o dos veces por semana en vez de diariamente con poco agua. Ten en cuenta que si el agua no consigue penetrar lo suficiente en la planta y sus raíces esta ¡seguirá teniendo sed a pesar de haber regado!

Igual de importante es no regar de manera demasiado directa. Es mejor regar cerca de las raíces de las plantas para que éstas puedan crecer uniformemente y hacía todas las direcciones. ¡Mantén tus hojas secas! Ya que de lo contrario existe el riesgo de creación de moho y ataque de hongos, así como de que el sol las queme si es muy intenso.

Importante:

  • Cuando el suelo recibe agua hasta unos 15 cm de profundidad, las raíces de tus plantas estarán bien abastecidas de agua. Las plantas con raíces más profundas se abastecen y sacian su sed con las capas más profundas de la tierra.
  • Cuando el agua ya no se filtra en la tierra significará que esta ya está bien empapada; esto puede suceder rápidamente, sobretodo en suelos arcillosos.

¿Qué momento del día es más adecuado para regar el jardín?

Las primeras horas del día son las ideales para regar tu jardín ya que, en ese momento, no hace demasiado sol ni calor para provocar que el agua se evapore directamente por lo que llegará a donde necesita: las raíces de tus diferentes plantas. Asimismo, las posibles gotas que pueden quedar en las hojas no podrán actuar como lupa y, por lo tanto, no quemarán las hojas.

Entre el almuerzo y la noche, se puede volver a regar. Ten en cuenta que es mejor volver a regar en una hora que haga más sombra que sol ya que así no se evaporará el agua.

¿Debo regar también el jardín en invierno?

En invierno, también se debe regar el jardín. Pero, eso sí, sólo riega tus plantas de hoja perenne cuando hayan estado secas durante mucho tiempo. La hora del día para regar el jardín no es importante en invierno pero sí que debes tener en cuenta que el suelo esté libre de heladas; de lo contrario, dañarás la planta.

¿Con qué agua debo regar mi jardín?

El agua de la lluvia es la ideal para regar el jardín ya que es baja en cal y tiene unos niveles de pH favorables para las plantas. La forma más fácil de recolectar el agua de la lluvia es instalando un depósito de agua al lado o debajo del canalón para asegurarte que recolecta toda el agua de la lluvia. Además, si le añades una cubierta obtendrás más beneficios:

  • Evitarás que los mosquitos pongan huevos en el agua.
  • Evitarás la creación de algas dentro del depósito de agua.
  • Evitarás que el agua recolectada se evapore tan rápidamente.

También puedes regar con agua de pozo, pero, antes tendrás que revisar si los niveles de cal y pH son los adecuados. Es importante también que si vas a usar agua del pozo, atemperes previamente el agua en un depósito de agua ya que si no estará demasiado fría.

Y, ¿cuál es la mejor manera de regar el césped de mi jardín?

En el momento en que el césped se sienta como paja y empiece a perder el color, es señal de que necesita agua. Lo más adecuado es que el agua penetre profundamente en el suelo hasta dos manos de ancho; entonces todo el sistema de raíces estará bien humedecido.

En el caso de que vayas a instalar un sistema de riego automático y no quieras comprobar si está correctamente ajustado manualmente con una pala y una regla plegable, te damos un viejo truco de jardinería: coloca una taza en el área de lanzamiento del aspersor. Tan pronto como se haya llenado completamente, significará que este está bien ajustado.

Regar jardín

¿Cómo puedo reconocer una buena manguera para regar el jardín?

Si desde el primer momento compras una manguera de alta calidad y suficientemente larga, te evitarás posteriores compras innecesarias. Las mangueras económicas se doblan fácilmente y son fáciles de apretar; en cambio, las mangueras de más buena calidad tienen una red de malla tejida dentro y son robustas y flexibles al mismo tiempo.

¿Puedo controlar el riego automático de mi jardín con una aplicación?

¡Por supuesto que sí! Existen diferentes sistemas de riego automático que están controlados por un ordenador: se encienden cuando un medidor de humedad indica que es necesario regar.

Otra alternativa más pequeña son los sistemas de micro-goteo para balcones y terrazas o patios. Estos son capaces de regar filas enteras de tu jardín con una precisión milimétrica.

Tienes que tener en cuenta que ambos sistemas tienen objetivos completamente distintos:

  • Con los sistemas de riego automático podrás garantizar que el agua esté disponible en todos los puntos de tu jardín; de este modo, los aspersores y su control inteligente crearán un concepto de riego para grandes áreas.
  • Los sistemas de micro-goteo son capaces de llevar el agua directamente hacia las raíces de las plantas.

¿Puedo ahorrar agua regando?

Un reloj o programador de riego te permitirá controlar el riego de tu jardín cuando sea necesario y, por lo tanto, también te permitirá ahorrar en agua. Este simplemente se coloca en un punto intermedio entre el grifo y la manguera.

Otra manera de ahorrar es añadiendo una cubierta de suelo ya que el mismo suelo también evapora agua, incluso más que las propias plantas. Así que, plantar bergenia, fresas o flores de elfo en los espacios vacíos de tu huerto y añadir una capa de mantillo entre los arbustos te será beneficioso.

New Call-to-action

5 maneras distintas de regar el jardín

1. Tradicional: regar con una regadera

En aquellos puntos donde sea necesario regar a un nivel más pequeño, regar con una regadera te será muy útil. De esta manera, también ¡te sentirás más cerca de la naturaleza al suministrar tú mismo el agua!

Regar jardín

2. Enrollable: riega con una manguera de jardín

Aquellas áreas más grandes de tu jardín que solamente necesitan una “ducha” de agua de vez en cuando se pueden regar perfectamente con una manguera de jardín ya que llegarás fácilmente a todos los rincones. Además, le puedes añadir distintos cabezales que podrán hacer distintas funciones como sólo rociar o expulsar un chorro de agua más concentrado.

Consejo: un carro portamangueras te será realmente útil para estos casos ya que se pueden mover y transportar fácilmente y podrás enrollar la manguera fácilmente.

3. Para grandes superficies: riega con un aspersor

Aquellas áreas grandes de tu jardín como el césped o el huerto se pueden regar perfectamente con un aspersor. Podrás ajustar fácilmente la distancia de lanzamiento y la forma de pulverización del agua para que el agua llegue a toda el área de tu jardín necesaria.

Los aspersores oscilantes pueden cubrir una superficie de hasta 450 m2. ¡Añade también un programador de riego!

Regar jardín

4. Control de riego

Gracias a un controlador de riego tu jardín recibirá el agua necesaria cuando la necesite. Además, te permiten controlar el sistema de riego automático con la misma fiabilidad que controlas tú el riego con tu manguera de jardín. ¡Mucha comodidad a un bajo coste!

5. Sistema de micro-goteo y de tuberías

¡El futuro del riego ya está aquí! Los sistemas de micro-goteo te permitan llevar el agua necesaria directamente a las raíces de tus plantas. Cada planta y cada verdura recibirán la cantidad de agua necesaria.

Con los sistemas de tubería, solamente tienes que instalar una pequeña tubería y un aspersor en el jardín y regarán tu jardín correcta y eficazmente.

Regar jardín

10 consejos rápidos: regar correctamente el jardín

1. Árboles frutales

Los árboles frutales siempre tienen mucha sed en el momento en el que brotan o empiezan a salir los frutos. Cuando el árbol está en fase de crecimiento, no debe sufrir ya que, de lo contrario, la fruta será pequeña y/o la cosecha fallará por completo.

2. Hojas grandes

Como regla general, los pepinos, las calabazas y otras verduras similares con hojas grandes y carnosas requieren mucha agua.

3. Hortalizas de raíz

Todas aquellas hortalizas que crecen bajo la superficie, como los tubérculos, suelen guardar sus cantidades de agua recibidas. Esto se aplica a las zanahorias, los rábanos y similares: ¡necesitan menos agua!

4. Agua con moderación

Tanto los flores como los árboles no deben recibir demasiada agua inmediatamente después de la siembra ya que si no las raíces se debilitarían y se provocaría una mala absorción de nutrientes. ¡Sólo tienes que regar tus plantas recién plantadas de tu jardín para que las raíces tengan un buen contacto con el suelo!

5. ¿No llueve bastante?

¡Una lluvia de corta duración no significa que ya no tengas que regar tu jardín! Si quieres aprovechar los ratos de lluvia para regar el jardín, te recomendamos que instales un pluviómetro en el jardín.

6. Regar correctamente el jardín

Es importante que riegues siempre cerca de las raíces de tus plantas para que se desarrollen en todas direcciones; de esta manera mantendrás las hojas secas y evitarás los ataques de hongos.

7. Prueba de rascado

¿Ha penetrado el agua en el suelo? ¿Está la tierra más oscura y húmeda? Si quieres estar seguro, raspa un surco en el suelo con la mano o con un mantillo y si la tierra es más oscura y está húmeda significará que sí.

8. Momento en el que regar el jardín

Regar el jardín por la mañana es una buena forma de evitar que el sol vuelva a evaporar el agua; además, el suelo estará frío y podrá absorber mejor el agua.

9. Hierbas

Es importante que a las hierbas tampoco les des demasiada agua ya que si no pueden perder su propio sabor; además, prefieren suelos secos y pobres en nutrientes.

10. Elección del agua

El agua de la lluvia vence el agua del grifo para regar el jardín ya que contienen niveles de cal mucho más bajos. ¡Un depósito de agua es imprescindible en cualquier jardín!

Consejos para regar tu balcón

Las plantas de tu balcón necesitan agua con más frecuencia que las que se encuentran en tu jardín o los arbustos ya que tienen menos tierra alrededor para retener el agua. Aquí te damos algunos consejos

  • Presta atención a la distribución en la distribución en la que cae la lluvia en tu balcón ya que no todas las plantas suelen mojarse uniformemente.
  • Después de plantar, te recomendamos regar desde arriba; después, te recomendamos regar desde más abajo, más cerca de las raíces.
  • Si es posible, riega con agua de lluvia en vez de con agua del grifo.
  • Riega varias veces a la semana.
  • Te recomendamos que hagas la “prueba del dedo”; de esta manera podrás comprobar si la humedad ha penetrado en la maceta o sólo en la superficie.
  • Riega con cuidado y con chorro de agua suave; con una “ducha” de agua de lluvia ya es suficiente.
  • Sumerge el cepellón de tus plantas recién compradas en agua hasta que ya no aparezcan más burbujas.
  • No riegues demasiado tarde por la noche ya que, a diferencia del jardín, las plantas podrían permanecer húmedas durante toda la noche y desarrollar enfermedades.
New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog