¿Cuál es la temperatura ideal para el interior de tu casa?

Una cosa es particularmente cuando pasamos mucho tiempo dentro de casa: la temperatura y el clima interior. ¿Sabías que la humedad puede ser clave para el trabajo productivo? ¿O qué el aire seco puede llegar a promover resfriados? Tener una buen clima y un buena temperatura ideal en el interior de tu casa es importante para sentirte a gusto, cómodo y ser un hogar acogedor.

Pero, ¿qué significa realmente el clima interior? ¿Cuál es la temperatura ideal para tu casa? ¿Cómo puede obtener una humedad interior óptima? ¡Descubre aquí todo lo que necesitas saber sobre el clima del interior de tu hogar al igual que cuál es la temperatura interior ideal para tu casa!

New Call-to-action

¿Qué se entiende por clima interior?

El término clima interior es usado para describir la interacción de cuatro factores, donde  se incluye la temperatura, la velocidad del aire, la humedad del interior y la radiación de calor y los cuales pueden afectar, de manera significativa, a tu bienestar. La calidad del aire también puede llegar a influir en el clima interior de tu hogar; recuerda que a mayor sea la cantidad de contaminantes existentes en el aire, peor será la calidad.

Aun así, las preferencias individuales también son determinantes para percibir el clima interior adecuado para tu hogar. Es posible que te guste dormir con la ventana abierta o no pueda descansar adecuadamente con la calefacción puesta; pero, ten en cuenta que el aire cálido y seco no crea un buen clima interior. Finalmente, a la percepción del clima también influye el uso que se le da a una habitación en sí.

¿Cuál se puede considerar un clima y una temperatura interior óptima e ideal para tu casa?

El clima interior suele estar relacionado también con la habitación en sí misma. A pesar de que la humedad y las temperaturas elevadas son agradables en el baño, estas podrían ser, al mismo tiempo, perjudicial para las demás habitaciones de tu hogar. Un alto nivel de humedad puede, incluso, promover el crecimiento de moho.

A continuación, vas a encontrar una pequeña descripción del clima y la temperatura ideal que te recomendamos en cada uno de los espacios de tu casa; hay que recordar que esto no significa que la temperatura de tu aire o calefacción tenga que estar a estas temperaturas.

Sala de estar

La sala de estar es, sin ninguna duda, el lugar donde más tiempo se pasa. Y para ser honesto, principalmente, se suele estar en una posición acostada. Dado que al cuerpo humano desprende calor cuando está en reposo, muchas veces suelte tener una temperatura más elevada que otras estancias de tu hogar.

La temperatura ideal que recomendamos que este esta estancia es entre 20 y 22 grados. Si tienes la sensación de que hace mucho frío o mucha calor para tu gusto, ¡siempre se puede ajustar! La humedad también debe nivelarse, aproximadamente, entre el 40% y el 60%.

Dormitorio

Un buen sueño y descanso por la noche es fundamental para despertarse por la mañana bien descansado. Para obtenerlo, los expertos recomiendan que la temperatura de esta estancia oscile entre los 16 y los 18 grados. Además del aire demasiado caliente, la humedad demasiado elevada también puede resultar una razón para dormir mal; por ello, la humedad ideal en el dormitorio se encuentra entre el 40% y el 60%.

Consejo: especialmente en invierno, cuando la temperatura de la habitación suele aumentar, se debe prestar especial atención a la humedad ya que puede provocar, de manera rápida, un aire seco. Te recomendamos que hagas uso de un humidificador y ventilar varias veces al día.

Despacho

¡Aquí es donde fluye la creatividad, la concentración y el trabajo! Y, por eso, es particularmente importante garantizar en esta habitación la humedad y la temperatura ideal y equilibrada. Se recomiendan unos 20 grados y una humedad entre el 40% y el 60% y así lograrás un ambiente de trabajo óptimo.

Consejo: ¿cabeza vacía y sin ideas? Los intercambios de ventilación pueden ayudar ya que consiguen renovar el aire y podrás volver a trabajar con la cabeza despejada.

Cocina

Encontrar el clima óptimo en la cocina depende del uso que le des. ¿La usas para la preparación y la cocción de tus comidas diarias? Entonces, el clima ideal se compone por una temperatura de 18 grados y una humedad entre el 50% y el 60%.

Baño

¿Puede haber algo mejor una relajante ducha o un baño caliente después de un largo día? ¡Lo dudamos! Para que el resto de la estancia también sea agradable, se recomienda que esté a unos acogedores 23-24 grados y una humedad entre el 50% y el 70%.

¿Qué se puede hacer para aumentar la humedad de una habitación y obtener el clima y la temperatura ideal en tu casa?

Para obtener una humedad óptima, y, en consecuencia, la temperatura ideal dentro de tu hogar, se suele necesitar un poco de ayuda; especialmente, en las estaciones más frías ya que el aire suele ser más seco a causa de la calefacción.

Pero, ¡no te preocupes! Puedes mejorar significativamente la humedad de una habitación con sólo unos simples trucos.

  1. Ventilación regular

    Una forma y rápida de aumentar la humedad es la ventilación regular. No solamente ayuda a conseguir la temperatura ideal de tu hogar, sino que también puede aumentarla y regular el aire interior. De esta manera, el aire seco se transporta hacia el exterior y se reemplaza por aire fresco más húmedo.Temperatura ideal casa

  2. Ducharse o bañarse

    Cuando abras la puerta de tu baño después de haberte duchado o bañado, el aire húmedo acumulado se puede extender por todo tu hogar. ¡Una verdadera bendición para las habitaciones más secas y una forma sencilla de aumentar la cantidad de humedad en el aire y, en consecuencia, conseguir la temperatura ideal en tu casa.

  3. Plantas de interior

    Las plantas de interior no solamente son acogedoras, sino que son las que realmente consiguen obtener el clima y la temperatura ideal dentro de tu casa. Se encargan de limpiar los contaminantes del aire interior de tu hogar y también consiguen aumentar la cantidad de humedad de manera sostenible. Pero, ¿cómo funciona? Las plantas absorben el agua y la evaporan, nuevamente, en forma de humedad.

  4. Cuenco con agua en la calefacción

    Un truco que convierte a uno de los mayores culpables del aire seco en un benefactor. Simplemente llena un recipiente con un poco de agua y colócalo encima de la calefacción. ¡Eso es todo! Poco a poco, el agua se irá evaporando y la humedad del aire irá aumentando.

  5. Usar un humidificador

    Los humidificadores son fáciles de usar y aumentan la humedad de una habitación son sólo presionar un botón; además, están disponibles en muchos diseños y modelos. Existen tres modelos básicos: nebulizadores (a menudo, ultrasónicos), evaporadores y vaporizadores.

    Los nebulizadores suelen usar el ultrasonido; estos dividen el agua en gotas muy diminutas a alta frecuencia, aumentando luego la humedad. Los evaporadores aspiran el aire de la habitación, lo enriquecen de humedad y lo vuelven a expulsar. El principio de los vaporizadores es similar a una olla hirviendo agua: el agua se caliente y se distribuye de forma óptima en el aire en forma de vapor fino. ¿La ventaja? Los gérmenes se eliminan cuando se calienta el aire. Esto no sucede con los otros modelos de humidificadores. Cambiar regularmente el agua y, si es necesario, reemplazar el filtro es importante para no crear un caldo de cultivo de gérmenes.

    Consejo: los humidificadores de aire son especialmente adecuados en dormitorios donde la ventana se cierra por la noche.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 4 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog