Cuidados de la lavanda: ¿qué hay que tener en cuenta?

La lavanda no sólo aporta un toque de ensueño a cualquier jardín, también tiene muchos otros beneficios ocultos además de ser de fácil cuidado. La lavanda es todo un terremoto dentro de las plantas ornamentales que no solamente luce bonita en macetas o directamente plantada en el jardín, sino que también es muy versátil: puede ser usada como remedios caseros calmantes, se puede usar en la cocina o puedes hacer tus propios cosméticos y aceites con aromas a lavanda. ¡Descubre aquí todas las propiedades y cuidados de la lavanda!

New Call-to-action

Lavanda en el jardín

¡La lavanda llama la atención de todos! Por un lado, a causa de los arbustos florecidos de lavanda que son capaces de dar color a todo un jardín además de un aroma único. Además, aunque no lo parezca, la lavanda es una planta extremadamente resistente, que no requiere de demasiados cuidados y la cual es capaz de adaptarse muy bien a los climas cambiantes que se producen durante todo el año al igual que a los períodos de sequía cada vez más frecuentes. También es una planta apta para insectos como las abejas o las mariposas, por lo que se puede crear una cama perenne totalmente apta para insectos con la lavanda. Después de todo, la lavanda se encuentra dentro del listado de plantas más ricas en néctar y polen de Europa.

La lavanda es una especie muy resistente a las heladas y que puede llegar a alcanzar una altura de hasta 60 cm. Uno de los cuidados que requiere la lavanda en lugares donde los inviernos son muy fríos o muy secos es una capa protectora de hojas. Haciendo una poda regular, la lavanda se puede mantener fácilmente durante todo el año. Además, se verá fomentado el crecimiento de su follaje perenne tan particular el cual puede llegar a crear formas como si fuera un seto. Por último, la lavanda también puede servir como planta de frontera para plantas invasivas como la menta o para plagas y enfermedades.

cuidados lavanda

¿Se puede combinar la lavanda con otras plantas?

Además de hierbas mediterráneas como el tomillo y la salvia, las plantas perennes como la salvia nemorosa, el geranio pico de grulla, la oreja de liebre y la tritoma, entre otras plantas y hierbas ornamentales, son ideales para plantar junto a la lavanda de tu jardín. Los cuidados de la lavanda y estas hierbas o plantas al igual que sus requisitos son bastante similares por lo que les gusta un suelo pobre, seco y rico en cal.

¿Son la lavanda y las rosas una buena combinación?

Debido que las rosas tienen unos requisitos bastante distintos a los de la lavanda al preferir un suelo fuerte, rico en nutrientes y con un contenido de cal no demasiado alto, no son una muy buena combinación. Pero, se pueden juntar una al lado de otra combinando un poco de arena y grava en el hoyo de plantación donde se quiera colocar la lavanda y, sobre todo, asegúrate de que no reciba ningún tipo de fertilizante para rosas ni demasiado riego.

Lavanda en maceta: ¿Cuáles son sus cuidados y requisitos?

Si quieres colocar tu lavanda en macetas en tu balcón o terraza es importante que tengas en cuenta una serie de requisitos importantes. Las macetas para la lavanda, recomendablemente, deben de contener al menos 5 litros de sustrato y una capa de drenaje con arcilla debido que a la lavanda no le gustan nada los encharcamientos de agua; de esta manera, ayudarás a drenar totalmente el agua de las macetas. También es importante usar un sustrato lo más ligero posible intercalándolo con grava y arena.

¡La lavanda luce extremadamente bien con macetas de terracota!

cuidados lavanda

La variedad de lavanda cantueso (lavandula stoechas) se integra fácilmente en maceta y es una variedad común usada para decorar balcones. Además, combina perfectamente con hierbas ornamentales y otras plantas para balcón.

¡Descubre más aquí sobre las mejores plantas para el balcón!

Plantar lavanda en el jardín: cuidados y requisitos

Al igual que la lavanda plantada en macetas, la lavanda que se planta en el mismo jardín requiere de unos cuidados y requisitos específicos. La lavanda es amante del sol por lo que un lugar cálido y protegido con un suelo permeable pero pobre en nutrientes es el lugar ideal. Es importante plantar la lavanda en una profundidad similar a la de plantar lavanda en macetas; es importante incluir grava y arena de antemano en el suelo donde se vaya a plantar.

Te recomendamos que coseches tu lavanda por la mañana de un día soleado, momento en que el contenido de aromas y otras sustancies sea más elevado.

Poda de la lavanda: uno de los cuidados fundamentales

Uno de los cuidados más fundamentales e importantes que requiere la lavanda es la poda dos veces al año para que así tenga una vida útil larga y duradera. Estas podas se recomienda hacerlas en primavera y en verano.

  1. Poda de primavera: sin poda, algunas variedades de lavanda pueden llegar a perder sus hojas con el tiempo. La primera poda se recomienda hacerla en el mes de marzo; corta todos los brotes por la mitad con la ayuda de un cortasetos pero es importante no llegar hasta la madera (tal y como se muestra en la parte izquierda de la imagen).
  2. Poda de verano: la poda en verano se realiza para mantener la lavanda en forma y que así perdure más. En este caso, solamente corta las partes descoloridas a la altura del follaje de la lavanda (tal y como se muestra en la parte derecha de la imagen) y puedes aprovechar para darle forma al seto de lavanda.

¿Qué puedo hacer con mi lavanda cosechada?

La lavanda es una planta muy versátil ya que no solamente puede encontrarse en tu jardín para darle un color, aroma y espacio único y para ayudar a las abejas y otras especies similares, sino que también puede ser usada en otros muchos ámbitos. ¿Los más comunes? ¡La cocina y la cosmética! A continuación te dejamos algunos ejemplos que puedes hacer con tu lavanda cosechada.

cuidados lavanda

Aceite de lavanda francesa

El aroma de la lavanda es conocido por todo el mundo y el aceite que se puede obtener de ella es usado de muchas formas distintas en cosmética y medicina; ¡incluso es considerado como un antibacteriano natural! El aceite suele extraerse de la lavanda francesa (lavandula x intermedia) al tener un aroma muy intenso.

Lavanda como planta medicinal

La lavanda como planta medicinal es conocida desde hace mucho. La alta sociedad de los romanos ya la usaban como aceites de baño. No en vano, el nombre de lavanda proviene de latín lavare, lavado. Los aceites esenciales están especialmente concentrado en las flores de la lavanda y tienen un efecto calmante aparte de armonizador.

Dato curioso: la lavanda se cultiva ampliamente en la región francesa de la Provenza, principalmente, para la industria del perfume.

Azúcar de lavanda

La lavanda de tu jardín es siempre un regalo acertado en todas sus variedades posibles: ya sea como azúcar, como sales de baño o simplemente como un ramo de flores de color lila. ¡La lavanda es una planta muy versátil!

¡Hacer azúcar de lavanda es realmente fácil! Por aproximadamente 500 gramos de azúcar vas a necesitar unos 30 gramos de flores de lavanda secas. Quita todos los tallos de las flores para que queden lo más pequeños posibles y luego dóblalos con cuidado dentro del azúcar. Después coloca toda la mezcla en un recipiente adecuado y déjalo reposar durante unos días con la tapa cerrada. Y después de unos días tu azúcar de lavanda dará un toque único a tus postres. ¡Un regalo verdaderamente original!

DIY: haz tus propios sacos de lavanda

La lavanda es un remedio casero perfecto para las polillas de la ropa. Con los cuidados adecuados, vas a poder cosechar las flores de la lavanda con sus propios tallos y, finalmente, después de un secado, convertirlos en unos sacos de lavanda aptos para los cuidados y protección de tu ropa.

  1. Quitar las flores de la lavanda de su tallo

    Una vez estén los tallos secos, es momento de cogerlos entre las palmas de tus manos y frotar de manera suave; de esta manera, las flores se desprenderán fácilmente de sus tallos. Te recomendamos que debajo tengas un cuenco preparado para que estas caigan directamente dentro.cuidados lavanda

  2. Dividir y hacer porciones de las flores de la lavanda

    A continuación, corta algunos trozos de tela del tamaño que desees y, mediante la ayuda de una cuchara, coloca las flores de lavanda sobre ellos.

    Es recomendable que los coloques en el medio del paño asegurándote que, posteriormente, la tela se pueda doblar y cerrar fácilmente. ¡Recuerda que no hace falta una gran cantidad de flores de lavanda!

  3. Cerrar las bolsitas de la lavanda

    ¡Y ya estaría! Solamente queda cerrar las bolsitas y tu remedio casero contra las polillas está listo.

    Para ello, te recomendamos que ates la parte superior de las bolsitas con una cuerda natural, una cinta decorativa o una cuerda de yute para que también quede estéticamente bonito.

    Y ¡listo! Tus bolsitas de lavanda están listas.cuidados lavanda

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog