Dispositivos útiles para la Smart Home: cómo ahorrar energía con la domótica en casa

Los productos para la casa inteligente están conquistando nuestros hogares, desde el frigorífico con vídeo al enchufe inteligente. No se trata de entretenimiento, sino de una auténtica forma de ahorrar haciendo un uso sensato de la energía. Aquí tienes algunos consejos para reducir la factura de la electricidad y la calefacción con la tecnología de domótica en casa, Smart home u hogar inteligente. 

New Call-to-action

Cuánto se puede ahorrar en el hogar inteligente

Los dispositivos inteligentes en los pisos permiten ahorrar hasta un 9 por ciento de la energía, según el estudio del Öko-Institut, una institución independiente de investigación y consultoría en Europa para un futuro más sostenible. En el caso de las casas unifamiliares, el ahorro asciende hasta un 14 por ciento. Sin embargo, según ese mismo estudio, cuando la domótica en casa solo se emplea para la seguridad y la comodidad de los usuarios, el consumo de energía en los hogares se dispara hasta en un 19 por ciento. 

Cómo implantar una estrategia de domótica en casa u hogar inteligente 

domótica en casa, ahorrar

Los resultados del estudio nos llevan a reflexionar sobre lo siguiente: si ahorrar energía es la prioridad, es necesario contar con una estrategia de Smart Home bien pensada. ¿En qué áreas es posible obtener el mayor ahorro de energía…? Es en ellas en las que hay que concentrarse para lograr el máximo de eficiencia con el mínimo esfuerzo. Vamos a conocer esas áreas…

Medir el consumo eléctrico aparato por aparato

Un simple medidor de electricidad es el dispositivo que te permite conocer cuánta energía usas en cada dispositivo utilizado. Es la forma de desenmascarar a los consumidores feroces de energía que tenemos en casa. Eso sí, al comprar dispositivos de Smart Home es importante cerciorarse de que estos no consuman la misma cantidad de energía, o incluso más, que aquellos electrodomésticos cuyo consumo queremos optimizar. 

Consumo de energía en el hogar: identifica por dónde se va tu dinero…

La calefacción es la partida que más energía consume en el hogar. Hasta el 70 por ciento del consumo de energía procede de la generación de calor, mientras que el segundo mayor consumo hay que buscarlo en la generación de agua caliente, con un 15 por ciento. El 15 por ciento restante de la energía consumida es la electricidad empleada para el funcionamiento de otros equipos domésticos y electrónicos. Se trata de una media, ya que depende de cada vivienda y tipo de usuario, sus hábitos y si pasa o no mucho tiempo en casa. 

De estas cifras se puede extraer una conclusión: la inversión en equipos Smart debe centrarse en la calefacción y el agua caliente. Por eso, la tecnología inteligente puede ser una buena inversión a largo plazo. 

Medidor inteligente: medición y control todo en uno con la domótica en casa

Los sistemas de medición inteligentes o contadores inteligentes miden digitalmente el consumo de electricidad, y permiten beneficiarse de las tarifas eléctricas al permitir un mayor control. También permiten saber cuándo la electricidad procede de las placas solares instaladas en la propia casa. 

Estos sistemas tienen dos partes: 

  1. Un medidor digital. Muestra la lectura precisa del contador, el consumo y el tiempo de uso del día. De este modo se puede controlar la energía que se usa, ver qué dispositivo está consumiendo qué cantidad de electricidad, y se pueden tomar medidas dirigidas al ahorro. 
  2. Una unidad llamada Smart Meter Gateway (SMGW). Es un dispositivo que facilita la comunicación entre el consumidor y el generador de energía, por un lado, y los operadores de red y proveedores de energía por el otro. El SMGW es como el cordón umbilical que te conecta al mercado eléctrico cuando generas tu propia electricidad. De este modo, puede enviar la electricidad sobrante generada domésticamente a la red, y a la vez utilizar la App para beneficiarse de las rápidas fluctuaciones de precios en el mercado de la electricidad. Así, solo se enciende la lavadora o cualquier otro equipo cuando el precio de la electricidad está a punto de caer…

Los medidores inteligentes son, pues, una inversión muy adecuada en los nuevos sistemas de calefacción, agua caliente y energía solar. Los medidores inteligentes son obligatorios por ley a partir de un consumo de energía de 6.000 kilovatios hora al año. Es decir, que si dispones de un coche eléctrico o la calefacción de tu casa es por bomba de calor, enseguida alcanzas ese consumo. 

Renovar electrodomésticos que consumen mucho 

domótica en casa, electrodomésticos que consumen

Los dispositivos antiguos consumen más energía que los dispositivos nuevos. Podemos decir que es viejo un electrodoméstico después de 10 años de funcionamiento. Es entonces cuando puede merecer la pena invertir en uno nuevo, más eficiente y quizá, incluso, inteligente. Esto es aplicable sobre todo a los frigoríficos, congeladores y a las bombas de calor, aunque también puede ser conveniente tratándose de lavadoras, secadoras y lavavajillas, cuando se usan de forma habitual. 

Termostatos de calefacción para ahorrar automáticamente

Los termostatos de calefacción inteligentes son unos equipos fáciles de instalar y sencillos de utilizar para fijar una temperatura directamente en el radiador de cada habitación. Por ejemplo, si quieres levantarte por la mañana en un ambiente confortable, puedes programar el termostato para que suba la calefacción a la temperatura deseada una hora antes de levantarte. Si te vas a trabajar, puedes tener indicado al termostato inteligente que vuelva a bajar la temperatura. Es una forma sencilla de mantener bajo control el gasto en calefacción. 

Cómo ahorrar agua caliente con Smart Home 

Los cabezales de ducha inteligentes ahorran dinero al reducir el flujo de agua mediante diferentes métodos, por ejemplo, al agregar aire. Así, la ducha se desarrolla igual, pero con menos consumo de agua. Además, se puede configurar la temperatura a través de Alexa antes de levantarse. 

Algunos modelos muestran la cantidad de agua tibia que se ha usado en la ducha con una pantalla digital o, alternativamente, con una luz LED que cambia de color: verde, hasta 10 litros; azul hasta 20 litros, y si empieza a ser rojo, el consumo se está acercando a los 40 litros. ¡Hora de cerrar el agua! 

Los cabezales de ducha inteligentes son, pues, muy efectivos, y una forma de ahorrar energía muy conveniente. Además de consumir menor energía, también se ahorra agua. 

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 3 / 5. Total votos: 2

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog