¿Qué saber para elegir la mejor estufa de leña?

¿Qué es mejor: briquetas de madera o leña? ¿Se pueden ahorrar costes energéticos con las estufas de leña? Aquí podrás encontrar todas las respuestas para saber elegir la mejor estufa de leña para tu hogar.

New Call-to-action

  1. ¿De qué material están hechos las estufas de leña?

    El primer paso para elegir la mejor estufa de leña para ti, es encontrar el material que más se ajuste a tu hogar.

    Las estufas de leña suelen estar hechas de chapa de acero o hierro fundido; ambos son materiales particularmente duraderos. La mayoría de estufas de leña suelen tener el cuerpo de una doble pared de acero sólido ideal para soportar altas temperaturas. El acero también garantiza una rápida disipación y distribución del calor en alrededor de todo tu hogar. Además, la carcasa de pared doble de acero también garantiza una menor distancia de seguridad con los objetos del alrededor de la ubicación escogida para tu nueva estufa de leña.

    También existen estufas de leña revestidas con piedra natural o cerámica; estas también tienen una gran capacidad de almacenamiento de calor. Incluso varias horas después de que el fuego se haya apagado, el calor almacenado se libera gradualmente en el entorno de tu hogar y, en consecuencia, calienta tu hogar.

    Las estufas de leña con piedra arenisca se caracterizan, principalmente, por su diseño: si cálido tono amarillo y la superficie granulada será capaz de crear un ambiente único en tu salón.

    ¿Y el interior de la estufa de leña? Las cámaras de combustión de las estufas de leña suelen estar hechas de arcilla refractaria y vermiculita. La arcilla refractaria es arcilla cocida que, gracias a la precocción de esta, consigue ser resistente a temperaturas de hasta 1.400 °C. La vermiculita es un silicato de aluminio, hierro y magnesio.

  2. ¿Cuáles son las ventajas de una estufa de leña cerrada sobre una abierta?

    Otro elemento importante para elegir una buena estufa de leña es conocer la diferencia entre el sistema abierto y el sistema cerrado.

    Las estufas de leña cerrada suelen calentar de manera más limpia que las abiertas. Gracias a un panel transparente en la parte delantera de la estufa de leña vas a poder ver las llamas y colores del fuego sin prácticamente trasladar suciedad, olor y humo a leña a tu hogar. Además, las estufas cerradas son mucho más eficientes que las abiertas: las estufas abiertas, especialmente en invierno, se suele perder mucho calor y, en cambio, las cerradas tienen un flujo de aire controlado lo que asegura una combustión limpia y eficiente y, además, son más seguras. Gracias al panel de las estufas de leña cerradas, es casi imposible que salten chispas de la estufa de leña.

    Importante: las estufas de leña no requieren de una fase de enfriamiento y se pueden calentar durante todo el día con la ayuda de una combustión regular.Elegir estufa de leña

  3. ¿Se empaña el vidrio protector de la estufa de leña con el tiempo?

    En las estufas de leña modernas, el aire se calienta a través de un tipo especial de conducto de aire existente en la parte superior de la cámara de combustión el cual, posteriormente, se guía hacia abajo desde arriba en el interior del panel. Este sistema evita la acumulación de hollín en el cristal y, en consecuencia, asegura tener un vidrio totalmente despejado.

  4. Briquetas de madera o leña, ¿cuál es el más adecuado?

    Otro de los factores importantes para elegir cuál es la mejor estufa de leña para ti y para tu hogar es conocer si las briquetas de madera o la leña son más adecuadas para ti.

    La mayoría de las estufas de leña son adecuadas tanto para las briquetas de madera como para las de lignito y, ambos, son capaces de conseguir los mejores valores de combustión. Además, ambo tipo de briquetas se quema durante más tiempo.

    En cambio, la leña dura suele tener un valor calorífico más elevado en términos de volumen por lo que, en consecuencia, requiere menos espacio de almacenamiento que la leña blanda para la misma potencia de calefacción. La leña de haya o la leña de roble suelen ser las mejores opciones para las estufas de leña.Elegir estufa de leña

  5. ¿Cómo se almacena correcta y adecuadamente los combustibles para las estufas de leña?

    Una vez se haya elegido el tipo de estufa y el combustible más adecuado, es importante saber cómo almacenarlo adecuadamente para que no se estropee.

    Las briquetas de lignito no se pueden mojar; por ello, deben almacenarse en habitaciones cerradas como podría ser el garaje, el altillo o el sótano. La leña recién cortada, en cambio, es importante que se deje secar en un área bien ventilada y protegida por la lluvia; también es importante que la humedad residual sea inferior al 20%.

    Importante: en general, es importante que ninguno de los tipos de combustible no se almacenen cerca de fuentes de calor o materiales fácilmente inflamables.

  6. ¿Cuál es la ubicación más adecuada para mi estufa de leña?

    Es importante que exista una distancia entre la pared donde hayas decidido instalar la estufa y la propia estufa de leña, sobre todo si en tu sala de estar u otra habitación hay cortinas, alfombras o materiales similares.

    También es importante que esté situada en un lugar estratégico y amplio para que pueda trasladar el calor al máximo de estancias de tu hogar.

    Por último, las entradas de aire fresco también son importantes; en especial, si la estancia donde se vaya a colocar la estufa de leña es pequeña.Elegir estufa de leña

  7. ¿Existen márgenes de seguridad a tener en cuenta?

    Ya no solamente es importante elegir la estufa de leña adecuada sino que también la ubicación; por ello, es importante conocer los márgenes de seguridad existentes alrededor de la ubicación que hayas escogido.

    El espacio mínimo requerido entre la pared y la propia estufa de leña suele especificarse en las instrucciones del fabricante; es importante regirse a esta para no dañar la pared de tu hogar ni ningún mueble u otro elemento de decoración. También es importante que la pared trasera donde se vaya a ubicar la estufa de leña sea de un material no inflamable. Para muchos fabricantes, esta distancia mínima requerida suele ser de 20 centímetros aunque también son recomendables 40 centímetros.

    Si el suelo donde se vaya a colocar la estufa de leña escogida es de un material no ignífugo o sensible al calor, se debe colocar un elemento aislante debajo de la estufa de leña para proteger a esta y al suelo. Se recomienda que esta sobresalga, como mínimo, unos 50 centímetros hacia el frente y, aproximadamente, unos 30 centímetros hacia el lado de la abertura de la estufa de leña.

    Importante: las paredes no deben contener o estar revestidas con materiales inflamables o sensibles al calor ya que podría producirse un incendio con solamente una pequeña chispa.

    Estufa

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 4.5 / 5. Total votos: 2

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog