Instalación de chimeneas y su mantenimiento

¿Vas a instalar una chimenea? Entonces has de tener en cuenta una serie de detalles en relación con la colocación de los tubos y la evacuación de humos, pues es muy importante para que el rendimiento sea el más eficiente, además de para que no aparezcan problemas más adelante. Por supuesto, un correcto mantenimiento y limpieza te permitirán tenerla siempre a punto. A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre la instalación de chimeneas y su mantenimiento. 

Qué tener en cuenta en la instalación de chimeneas

Instalar una chimenea como sistema de calefacción es una muy buena manera de crear un espacio confortable y acogedor. Sin embargo, durante su instalación, es muy importante prestar atención a algunos detalles, o de lo contrario pueden aparecer problemas difíciles de subsanar más adelante. 

Y es que nadie quiere tener humedades en el hueco de la chimenea ni mucho menos que el humo entre en la casa. Para ello, hay que tener en cuenta los siguientes consejos durante el proceso de instalación de chimeneas: 

  • Los conductos de evacuación del humo han de estar correctamente colocados para que la chimenea rinda al máximo.
  • El tubo ha de superar los tejados colindantes unos 50 cm en altura, así como distar de otros tejados unos 8 m. También tener la altura suficiente para evitar que entre el humo en la vivienda.
  • Los tubos que salgan por la fachada han de ser de acero inoxidable con doble capa aislante, así como asegurarse de que están bien fijados al muro exterior.
  • El hueco de la cubierta ha de impermeabilizarse para evitar humedades.
  • Si el hueco de la chimenea es antiguo, hay que sellar y aislar la instalación mediante un conducto metálico en su interior. 

El mantenimiento de una chimenea

Una vez que la instalación de la chimenea se ha realizado correctamente y teniendo en cuenta todos los puntos anteriores, el segundo paso para un buen rendimiento es su mantenimiento y limpieza:

Antes de ponerla en marcha en invierno

A su vez, aunque durante su uso habitual es importante prestar atención a su mantenimiento y limpieza regulares, es clave realizar una puesta a punto antes de encenderla cada invierno. 

Esto implica asegurarse de que el conducto de evacuación de humo está despejado mediante el deshollinado (manual o eléctrico), así como reparar alguna fisura o desperfecto con cemento refractario o pintura térmica.

New Call-to-action

Mantenimiento y limpieza básica

Y como tareas regulares de mantenimiento y limpieza:

  • Retirar las cenizas: es importante hacerlo de manera regular, cada dos días o bien cada dos cargas de combustible. Para ello usaremos un cepillo y un recogedor. 
  • Deshollinar: aunque lo hagamos antes de encenderla por primera vez en invierno, es importante limpiar los tubos de salida de humos regularmente para evitar la acumulación de creosota, un inflamable que puede producir un incendio en la vivienda. 
  • Limpiar el cristal (si lo tiene): para retirar los residuos del proceso de combustión, hay que usar un limpiacristales para chimenea para la parte interior, mientras que basta con un trapo seco para la exterior. 
  • Limpiar la piedra o ladrillo: y si hay un revestimiento exterior, hay que limpiarlo con un cepillo de cerdas y jabón. 

Ahora ya sabes cómo se instala una chimenea y su posterior mantenimiento. ¿Necesitas materiales y herramientas? En ese caso no dudes en acercarte a tu centro BAUHAUS más cercano y dejarte asesorar por nuestros profesionales. ¡Estamos deseando atenderte!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog