Lacar puertas con rodillo: ¿cómo se hace?

Si estás buscando cómo lacar puertas con rodillo has llegado al lugar adecuado. Aquí encontrarás todo lo que debes hacer, y cómo, paso a paso, para que puedas darle un aire renovado a tu hogar por muy poco. 

Lacar puertas con rodillo, paso a paso

El procedimiento para lacar puertas debe ser preciso, para así obtener un buen resultado profesional en las habitaciones de tu hogar. Como la palabra indica, lacar se refiere a un acabado fino y liso. Estos son los materiales que vas a necesitar:

  • Rodillo de espuma
  • Imprimación
  • Lija
  • Esmalte para lacar al agua
  • Recipiente para pintura
  • Brocha 
  • Cinta de carrocero
  • Paño de tela

Y ahora, ¡manos a la obra!

New Call-to-action

  1. Retira manillas y bisagras

    Lo primero es retirar la manilla y las bisagras de la puerta. Puedes colocar la puerta sobre un soporte, de madera por ejemplo, para trabajar con mayor comodidad. Si la puerta está en sentido horizontal evitarás las típicas gotas marcadas y el resultado será más liso.

  2. Protege la puerta y líjala

    A continuación, cubre los bordes de la puerta con cinta para protegerlos. Una vez cubierta, lija la puerta a detalle para quitar los restos de pintura anteriores o el polvo. También puedes usar una lijadora eléctrica. 

    Después de lijar, humedece un paño de tela con un poco de alcohol o agua para retirar el exceso de los restos de la lija y que la superficie quede limpia para el siguiente paso.

  3. Aplica la imprimación

    Aplica la imprimación multiuso de manera uniforme para conseguir el acabado perfecto y proteger el material de la puerta. Recuerda dar el tiempo de secado necesario que el producto indique. 

    Asegúrate que la imprimación cumpla con estas características:

    – Secado rápido
    – Buena adherencia 
    – Seguridad de protección
    lacar puertas

  4. Aplica el esmalte para lacar

    Con ayuda de un rodillo, aplica la pintura para lacar puertas. Dale dos capas del producto, teniendo en cuenta que debe ser de gran resistencia y repelente a cualquier tipo de suciedad. Igual que en el paso anterior, respeta los tiempos de secado. Utiliza una brocha para pintar los marcos.

  5. Vuelve a colocar las puertas

    Para concluir, instala los accesorios de la puerta que habías retirado al principio y colócala en su lugar de origen. ¡Listo! De esta forma, tu puerta se verá fantástica en la estancia que decidas. 

    Lacar puertas es un truco de decoración muy útil y de buen resultado. Eso sí, ten en cuenta cómo es el suelo antes de elegir el color de las puertas.

Consejos a la hora de lacar

Lo importante es asegurar un proyecto bien acabado, por eso, te damos algunos consejos para lograrlo:

  • Para no dejar marcas con el rodillo, aplica la pintura hacia arriba pero con una ligera inclinación. Para bajar, hazlo en línea recta. ¡Lo lograrás con la práctica!
  • Aplica dos capas de la pintura, pero si notas que la superficie no está bien cubierta, aplica otra más.
  • Respeta en todo momento los tiempos de secado de acuerdo con las especificaciones del producto que elijas.
  • Considera algunos recambios para el rodillo: de esta forma estará seco para las siguientes aplicaciones de pintura.

Ya ves que lacar puertas no es complicado. Solo se trata de elegir qué puerta de tu hogar quieres lacar primero y ponerte manos a la obra. Siguiendo estos consejos, ¡el éxito está asegurado!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog