Leña para chimenea: así se convierte en energía para ti

Una belleza única y original y un calor incomparablemente agradable: por todo esto conocemos y amamos tanto a las chimeneas y estufas con fuegos de leña reales. Con tu propia chimenea y en tu hogar, la leña puede difundir un ambiente y un aroma acogedor. ¿Quieres averiguar más sobre qué leña usar en tu propia chimenea? ¡Descubre aquí más sobre esta famosa materia prima, cómo almacenarla óptimamente y mucho más!

New Call-to-action

¿Comprar o recoger tú mismo la leña para chimenea?

¿Cuánta pasión puede producirte la leña? Quienes prefieren la comodidad, suelen preferir comprar su propia madera y, ¿dónde mejor que comprar leña en tu centro BAUHAUS más cercano? E, ¡incluso puedes hacer que te la lleven a casa!

Si por lo contrario consideras que cortar la leña es un pasatiempo, te divertirás serrando y cortando madera con tus propias manos. Pero, ¡recuerda pedir permiso de tala a tu ayuntamiento y consultar y pedir las leyes y permisos de tala necesarios!

Para este último caso, incluye a tu motosierra ropa de protección adecuada, casco de seguridad con visera o gafas de protección, protección auditiva, guantes de seguridad y calzado de seguridad.

¿Cuál es el almacenamiento correcto de la leña para tu chimenea?

Una vez que tu leña está lista para ser usada en tu chimenea, es importante almacenarla de manera adecuada para que conserve todas sus calidades de combustión. La sequedad y la buena ventilación son los factores clave. Para garantizarlo siempre, es importante seguir algunos consejos en el momento del almacenamiento de tu leña:

  • No almacenar en lugares cerrados.
  • Permitir la exposición directa al sol y al viento.
  • Mantener, al menos, 20 centímetros de distancia permeable con el suelo.
  • Mantener una distancia de, al menos, entre 5 y 10 centímetros con las paredes u otros objetos.
  • No usar lonas herméticas.

Los leñeros proporcionan unas condiciones de almacenamiento abiertas, bien ventiladas y, al mismo tiempo, también secas. Puedes almacenar los troncos hasta 2 y 3 años, momento en el que la humedad residual de estos sea inferior al 20% y cuando son óptimos para ser quemados en tu chimenea.

leña para chimenea

¿Por qué apostar por las chimeneas de leña?

Las calefacciones que hacen uso de leña y madera suelen tener un precio más reducido que otros tipos de calefacción; además, también tienen menos emisiones de CO2. Esto se debe a que cuando se quema la madera, solamente emite la cantidad de dióxido de carbono necesaria para que pueda crecer. Por lo tanto, la madera se quema de forma neutra en términos de CO2.

Comparación de las calidades de combustión de la leña para chimenea

¡No toda la madera tiene las mismas calidades de combustión ni es igual de buena para ser usada en chimeneas! Las diferentes especies de madera tienen características diferentes. Aquí encontrarás un resumen de las características de los tipos de madera más populares:

Roble

Madera dura y pesada. Calor de larga duración, por lo tanto es ideal para ser calentada.

Valor calorífico: 2.100kWh/m³, 4,2 kWh/kg.

a

leña para chimenea

Fresno

Patrón de llamas muy bonito. Apenas salpica y es considerada como una de las mejores leñas para chimenea de la historia.

Valor calorífico: 2.100kWh/m³, 4,2 kWh/kg.

a

Haya

Alto poder calorífico con un patrón de llamas bonito. Libre de resina, por lo que apenas existen burbujas y crujidos ni chispas voladoras. Suele ser ideal para hacer barbacoas.

Valor calorífico: 2.100kWh/m³, 4,2 kWh/kg.

a

leña para chimenea

Madera dura mixta

Mezcla de madera de varios tipos de árboles de hoja caduca con corteza fina fácil de encender. Patrón de llama bonito y poder calorífico aceptable.

Valor calorífico: 1.700kWh/m³, 4,1 kWh/kg.

a

¿Puede aparecer moho en la madera?

¿Por qué es realmente tan importante el almacenamiento seco y bien ventilado (idealmente en un leñero optimizado para ello) de la leña para chimenea? En pocas palabras: moho. Puede llegar a desarrollarse en tu leña para la chimenea debido a la humedad y el aire estancado; en el peor de los casos, el moho puede invadir tanto la madera que puede quedar inutilizable.

Aquellas pequeñas manchas de moho que se puedan haber creado en el exterior de la leña pero no hayan penetrado profundamente en ella, no suponen ningún problema a la hora de ser quemados. Sin embargo, si el moho se extiende más, es importante comprobar el nivel de humedad que tenga la madera: una humedad residual en la madera superior al 25% puede llegar a reducir el rendimiento energético y llegar a provocar daños en tu chimenea.

¡Asar a la parrilla con la madera correcta!

Si quieres aprovechar el ambiente único del fuego de la leña en una barbacoa también, vas a necesitar una barbacoa adecuada como, por ejemplo, una barbacoa de obra. Los troncos de haya son los más adecuados para asar carne ya que proporcionan un sabor especialmente fino y único. ¡Recuerda que la leña para barbacoa debe ser más fina que para ser usada en chimenea! Dependiendo del tamaño de la barbacoa, se recomienda una longitud aproximada de 20 centímetros y un grosor aproximado de 8 centímetros.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog