Mantenimiento correcto de tu piscina: ¿qué tener en cuenta?

No es posible prescindir de la atención y del cuidado ya que muchos factores pueden interferir y alterar el agua de una piscina: algas, materias en suspensión, cambios en el valor del pH, contenido elevado e incorrecto de cloro, exceso de cal; en resumen, muchos factores la pueden alterar. ¡Descubre aquí los trucos para el mantenimiento correcto de tu piscina!

New Call-to-action

¡Un mantenimiento regular en la piscina es necesario!

¿Sabías que no basta con llenar tu piscina con agua y olvidarte con ella? Toda piscina necesita una preparación y, sobre todo, un mantenimiento regular; especialmente en verano con las condiciones desfavorables existentes.

La secuencia perfecta que toda persona debería seguir antes de bañarse es: medir el pH, corregirlo (en caso que fuera necesario) y, luego, bañarse y disfrutar de la piscina. Es mejor acostumbrarse a mirar el valor del pH y del cloro al menos una vez por semana; al mismo tiempo también puedes aprovechar para limpiar el suelo de tu piscina.

Otro punto a tener en cuenta para que tu piscina dure hasta el año siguiente es, en el momento que veas que ya no la usas, drenar toda el agua, limpiar a fondo todo el revestimiento de la piscina y dejarla secar antes de guardarla. ¡De esta manera te asegurar de hacer el mantenimiento adecuado para tu piscina y poder seguir usándola durante mucho tiempo!

Mantenimiento de tu piscina: problemas y soluciones

pH demasiado alto o demasiado bajo

si el valor del pH de tu piscina no se encuentra dentro de los rangos normales, puedes devolverlo fácilmente al rango óptimo con la ayuda de reductores o elevadores de pH. Es importante mantenerlo dentro de los rangos óptimos ya que todo el ciclo del agua de tu piscina (desinfección, control de algas, protección contra la corrosión…) depende y solamente funciona si este valor es correcto.

Desinfectar el agua con cloro u oxígeno

La desinfección del agua con cloro u oxígeno también es fundamental para el mantenimiento correcto del agua de tu piscina. De lo contrario, los gérmenes y las bacterias podrían multiplicarse muy rápidamente, especialmente si la temperatura del agua es más elevada de lo normal. Con pastillas de cloro o de oxígeno podrás frenar y controlar la reproducción de gérmenes y bacterias.

Al igual que controlar el pH, controlar el nivel de cloro también debe ser una tarea habitual del mantenimiento de tu piscina. Si el valor del cloro dentro del agua de tu piscina es demasiado algo, ten cuidado ya que puede haber riesgos para tu salud; la forma más sencilla de hacerlo es drenando un poco de agua y llenándola otra vez con agua “limpia”.

Lucha contra las algas

¡Las algas también son huéspedes indeseables en la piscina! Añadir cloro no suele ser suficiente para frenar la aparición de algas a largo plazo ya que estas se vuelven, gradualmente, resistentes al desinfectante; por ello, agregar semanalmente un eliminador de algas para piscinas prevendrá su aparición.

Eliminar la suciedad y las partículas en suspensión

Incluso la suciedad más pequeña y las partículas flotantes deben ser eliminadas de tu piscina. Un filtro de arena no suele ser lo suficientemente fino como para atrapar las partículas de suciedad finas; por ello, añadiendo un floculante la suciedad se unirá de tal manera que el filtro de arena la podrá atrapar.

¡Limpieza a fondo anual para el mantenimiento de tu piscina!

Con tal de que no se tenga que renovar anualmente, es importante realizar un mantenimiento anual a fondo a tu piscina es importante sin importar si tu piscina está fija o no. Por ello, empieza vaciando el agua y eliminando las posibles algas y calcificaciones que haya con la ayuda de un limpiador especial.

Al mismo tiempo, también se tiene que limpiar el sistema de filtrado que hayas instalado de acuerdo con las instrucciones del fabricante; con el filtro de arena, normalmente se suele renovar la arena.

Para limpiar la cubierta o lona de tu piscina, es importante usar un limpiador especial para ello ya que los limpiadores domésticos la podrían dañar e, incluso, alterar el pH del agua.

Cuando hayas acabado y esté todo limpio, pues volver a rellenar tu piscina o dejarla secar para poder guardarla. Si vas a volver a rellenar tu piscina, es importante que determines el valor del pH, agregues la cantidad de cloro adecuada y ¡listo!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog