Cómo se aplica la pintura para bañeras

Uno de los productos que nos puede ayudar a ahorrar tiempo y dinero es la pintura para bañeras. Este tipo de esmaltado está especialmente formulado para poder aplicarse sobre la superficie de los sanitarios y, en concreto, en el caso de las bañeras, ya que son uno de los más engorrosos de sustituir en una reforma. 

Cómo funciona la pintura para bañeras

La pintura para bañeras se comercializa con distintos acabados y tonos (mate, satinado, brillante, blanco, negro, gris, etc). Esto permite escoger el más adecuado para cada baño, lo que también permite que su aplicación encaje perfectamente con el resto de la decoración.
Su funcionamiento es muy sencillo. Se trata de una pintura de contacto. Esto significa que el producto se comercializa en dos botes separados y, antes de aplicarla, se debe mezclar la cantidad que se vaya a utilizar para realizar el esmaltado. Basta con mezclar bien ambas sustancias y comenzará una reacción química que terminará por endurecer la pintura. Antes de que esto ocurra, la habremos aplicado sobre la superficie de la bañera para conseguir un acabado perfecto y digno de una bañera recién comprada.

Antes de aplicar la pintura para bañeras es importante preparar correctamente la superficie. A continuación te contamos todos los pasos que debes seguir para aplicar este tipo de esmalte igual que lo haría un profesional:

  1. Lijar la bañera

    Lo primero que se debe hacer para preparar la bañera es lijar la superficie. Esto permite eliminar cualquier desperfecto o suciedad incrustada. Además, también ayudará a que la superficie sea mucho más adherente, lo que ayudará durante la aplicación de la pintura.

  2. Reparar los desperfectos

    Después de lijar la bañera, podemos reparar las imperfecciones como los desconchones muy marcados. Para ello aplicaremos una pasta especial para este tipo de trabajo (hay varios tipos, uno de los más usados son las masillas de poliéster). Una vez que haya secado según las instrucciones del fabricante, volveremos a lijar las zonas tratadas.

  3. Limpiar completamente

    A continuación, deberemos proceder a limpiar la bañera. Lo más recomendable es hacerlo con un paño húmedo solo con agua. Aunque se pueda tardar más en limpiarla, el uso de otros productos (como por ejemplo jabones) podría dejar restos casi inapreciables en la superficie de la bañera. Estos restos quedarían debajo de la pintura, y podrían afectar a la adherencia. Además, como hemos lijado previamente, la mayor parte de la suciedad se habrá desprendido y será más fácil de retirarla solo con el paño húmedo.

  4. Colocar cinta de carrocero para proteger los bordes

    Después, usaremos cinta de carrocero para proteger los azulejos de los paredes y las griferías. De esta forma, será mucho más fácil aplicar la pintura para bañeras sin tener que preocuparse de si manchamos las otras partes del baño.

  5. Preparar la pintura para bañeras

    Ahora, procederemos a preparar la pintura para bañeras. En este punto es muy importante que sigamos al pie de la letra las instrucciones facilitadas por el fabricante, ya que cada producto puede presentar sus propias particularidades. En el caso de que el esmalte sea por contacto, prepararemos solo la cantidad que creamos que vayamos a necesitar (si nos falta más cantidad se podrá completar durante la siguiente capa, pero la cantidad sobrante tendremos que desecharla porque se endurecerá igual que la que sí que se haya aplicado).

  6. Aplicar la primera mano

    Con el baño lo mejor ventilado que sea posible, habrá llegado el momento de empezar a aplicar la primera mano de pintura. Lo más recomendable es empezar por las zonas delicadas. Es decir, aquellas que están en contacto con la cinta de carrocero. Para ello podremos utilizar una rodillo muy pequeño, lo que asegurará un resultado más suave y liso. Una vez que hayamos completado estas zonas complicadas, cambiaremos a un rodillo más grande y pintaremos el resto de la bañera.

  7. Esperar al menos 24 horas

    Este tipo de esmalte necesita endurecerse correctamente antes de que se pueda volver a trabajar con él. Por lo general, se recomienda esperar al menos 24 horas de secado, aunque siempre nos podremos guiar por las recomendaciones dadas por el fabricante. Durante todo el proceso de secado se recomienda que el baño siga estando lo mejor ventilado posible.

  8. Lijar y limpiar la primera mano

    Una vez que la primera mano de pintura esté completamente seca, se recomienda aplicar un lijado muy fino para mejorar la adherencia de la segunda capa y eliminar cualquier desperfecto. Después del lijado deberemos volver a limpiar la bañera y, de nuevo, lo haremos con un paño húmedo, nunca con el chorro de agua.

  9. Aplicar la segunda mano de pintura

    Finalmente, aplicaremos una nueva capa de pintura para bañera siguiendo los mismos pasos que en la primera capa. Por lo general, con esta segunda capa será suficiente para conseguir que la bañera parezca completamente nueva. Pero, si fuera necesario, también se podrá aplicar otra capa más sin problema.

Antes de utilizar la bañera, se recomienda dejarla secar durante bastante tiempo. Por lo general, se considera que el mínimo deberá ser de 24 horas desde que se haya dado la última capa de pintura. No obstante, si se puede esperar más será mejor, ya que nos permitirá asegurarnos de que el endurecimiento del producto se ha hecho por completo. Entre 3 ó 4 días sería lo perfecto.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog