Pintura para fachadas: cómo elegir la más adecuada

La pintura para fachadas es un tipo de pintura específica que está especialmente formulada para soportar las inclemencias meteorológicas a las que el exterior de los edificios se ven sometidos. Por su aspecto, la pintura para fachadas puede parecer igual que cualquier otro tipo de pintura. Sin embargo, se trata de un producto muy resistente y que presenta distintas características según el tipo de inmueble en el que se vaya a aplicar, por lo que es importante conocerlas adecuadamente antes de decantarse por una u otra.

Fachadas: una zona expuesta a los agentes climáticos

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de hablar de pintura para fachadas es que esta parte de los edificios es la que está directamente expuesta tanto a la lluvia como al viento, a la luz ultravioleta, y a temperaturas extremas como las que se alcanzan en verano e invierno. Debido a esto, se trata de una zona que puede deteriorarse con mucha facilidad. Por ello, la pintura que se utiliza para pintar las fachadas es un tipo de producto formulado especialmente para resistir este tipo de inclemencias y, al mismo tiempo, constituir una protección adicional de la superficie pintada. 

Cómo elegir la pintura para fachadas más adecuada

A la hora de escoger una pintura para fachadas, lo más importante que se tendrá que tener en cuenta es que se trate de pinturas formuladas para exterior. ¿Qué significa esto? Que se trata de una pintura que presenta una formulación a partir de un aglutinante especial que mejora la adherencia de la pintura sobre la superficie y, de este modo, se consigue que sea más resistente que otros tipos de pintura.

Este tipo de aglutinante no se usa en otras pinturas porque implica un acabado más tosco, por lo que no es común en pinturas de interior, donde se busca un acabado más delicado aunque para ello se pierda resistencia. Sin embargo, en el caso de los exteriores, tal y como sucede en el caso de las fachadas, lo más importante será la resistencia de la pintura frente a los agentes climáticos, por lo que se necesita este tipo de pinturas con formulación para exterior. 
Más allá de que se trate de pintura para exterior, también se pueden encontrar pinturas para fachada que destacan sobre otras por aspectos concretos y que se podrán tener en cuenta según la zona del edificio donde se apliquen y la climatología del lugar. Por ejemplo,  con formulación especial antimoho y antiverdín, con formulación que facilite la difusión del vapor, que sea de fácil aplicación, etc. Así como que se pueda seleccionar en diferentes colores y acabados según el caso.

Cómo aplicar la pintura para fachadas

Antes de aplicar la pintura para fachadas, es necesario sanear correctamente la fachada. Este es un trabajo complejo y, debido a la altura que implica, también peligroso, por lo que lo más aconsejable es que sea una empresa profesional quien lo ejecute. 
El saneamiento de las fachadas empieza retirando aquellas partes que están en mal estado para, a continuación, restaurarlas según el material de la fachada. Después, se procederá a aplicar un producto sellante y antihumedad que, además de proteger la fachada, también actuará como imprimación para mejorar la adherencia de la pintura. Finalmente, se procederá a aplicar la pintura para fachadas que, gracias a su formulación especial, será el acabado perfecto para que la superficie del inmueble vuelva a lucir completamente como nueva.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog