Cómo dejar las puertas viejas como nuevas

Es posible que no le demos mucha importancia, pero están ahí: las puertas forman parte del diseño de una vivienda, aunque por lo general no solemos prestarles mucha atención. Sin embargo, cambiarlas supone una inversión considerable, además de que en ocasiones no queremos sustituirlas por otras nuevas, pues en cuanto a estructura están en buen estado, sino que lo que pretendemos es darles un aire nuevo e incluso innovador. En este caso, ¡lo mejor es pintarlas! Puedes hacerlo tú mismo sin mucho esfuerzo, y con apenas unas pocas herramientas y materiales. En este artículo te enseñamos cómo dejar las puertas viejas como nuevas pintándolas y cambiándoles los complementos. 

Materiales y herramientas

Antes de comenzar con el proceso de dejar las puertas viejas como nuevas, es importante tener en cuenta las herramientas y los materiales que necesitas para ello:

Trucos y consejos para dejar las puertas viejas como nuevas

New Call-to-action

Una vez que tienes las herramientas y los materiales, estos son los consejos que te damos para dejar las puertas viejas como nuevas

1. Desarma la puerta

El primer paso consiste en sacar la puerta de su marco y retirarle todos complementos: manillas, herrajes y bisagras, pues serán sustituidos después. Después coloca la puerta en horizontal sobre una superficie para poder trabajar mejor en ella. En caso de que no desees cambiarle las bisagras ni los herrajes, puedes realizar los siguientes pasos con la puerta sin desmontar, aunque te resultará un poco más difícil limpiarlas y pintarlas. 

2. Límpiala bien

Antes de proceder con el pintado, es importante limpiar la puerta bien. Puedes usar agua con jabón, o bien algún producto específico según el material con el que esté fabricada la puerta. Eso sí: deja que se seque bien antes de continuar con el siguiente paso. Si tiene algún desperfecto o golpe, puedes arreglarlo con masilla de carrocería.

3. Pinta la puerta

En caso de que no hayas sacado la puerta de su marco, o incluso para pintar el marco en sí, usa cinta de carrocero para no manchar la pared ni el suelo. Entonces es el momento de pintar la puerta, para lo que puedes usar diferentes técnicas según el acabado que desees: 

  • Pintura a la tiza (Chalk Paint): es la mejor opción, pues es una pintura que apenas necesita ser aplicada una vez para adherirse a cualquier superficie, lo cual es perfecto para puertas lacadas, aunque no hay problema con aplicar una segunda capa para potenciar el tono elegido. Puedes encontrar pintura a la tiza de cualquier color, por lo que es ideal si quieres darle un toque totalmente diferente a tus puertas: de madera a completamente blancas, o incluso de un color llamativo. 
  • Puertas lacadas: en este caso necesitarás, después de aplicar la pintura, deberás aplicar un esmalte para lacar. 

Otras ideas: coloca una pizarra adhesiva sobre la que escribir; esta es una buena idea para la habitación de los pequeños o la cocina.

Una opción es aplicar un par de capas de imprimación antes de pintar para evitar que la pintura se caiga al cabo del tiempo (lija después para que el acabado sea más fino). En cuanto a la aplicación de la pintura, usa un rodillo pequeño y haz movimientos rápidos y siempre en la misma dirección (de arriba abajo en la dirección vertical de la puerta); utiliza un pincel pequeño para los recovecos o salientes.

4. Aplica una capa de cera

Una vez que la puerta esté pintada y seca, puedes aplicar una capa de cera de acabado transparente para potenciar su acabado, para lo cual deberás frotar la puerta con un paño limpio hasta sacarle brillo a los 10 minutos de haber aplicado la cera.

5. Cambia las manillas y los bisagras

Cuando la puerta está completamente seca, es el momento de cambiar las manillas y las bisagras, pues es habitual que se deterioren (e incluso oxiden) con el paso del tiempo, o quizá simplemente porque te apetece darle un toque diferente. Por ejemplo, puedes optar por una manilla de forja para darle un aire rústico, o bien de mármol, ¡o la que más te guste!

¿Qué te han parecido estos pasos? Sencillos, ¿verdad? ¿Necesitas materiales o herramientas para conseguir dejar tus puertas viejas como nuevas? Si es así, no dudes en acercarte a tu centro BAUHAUS más cercano para conocer todas las novedades y dejarte asesorar por nuestros profesionales. ¡Te estamos esperando!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 4 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog