¿Qué elementos se han de reformar en una casa antigua?

¿Has comprado una casa antigua? Eso tiene muchas ventajas: seguro que ha sido una decisión meditada y tiene mucho encanto, pero sin duda lo mejor es que… ¡puedes crear un hogar totalmente a medida! Decidir cómo quieres que sean los espacios y la decoración, pero sin perder ese toque tan particular que tienen las casas de antigua construcción. Sin embargo, hay un “pero”: tendrás que reformar buena parte de la estructura y las instalaciones, por lo que en este artículo queremos hablarte de qué elementos es muy probable que se tengan que reformar en una casa antigua. 

New Call-to-action

Reformar una casa antigua: aspectos a tener en cuenta

Si acabas de comprar una casa antigua, es muy probable que tengas que reformar las siguientes partes, o al menos hacerles una buena revisión por un profesional que te asegure que siguen en buenas condiciones: 

El tejado

Probablemente sea uno de los mayores problemas a la hora de reformar una casa antigua. La mayor parte de los techos están construidos con vigas de madera y cubiertas con cañizo, por lo que es muy probable que estén bastante dañados por el paso del tiempo, sin olvidar la carcoma, que pone en riesgo la estructura y su resistencia. 

Dependiendo del estado, hay dos opciones: se puede reforzar el techo original para mantener su estilo intacto, o bien hacer uno nuevo imitando la misma estética. 

Las paredes

Las paredes de una casa antigua suelen ser de piedra, pero con una capa de yeso para no dejarla vista (aunque en la actualidad está de moda), lo cual evidencia un grave problema: las humedades. Y si no hay capa de yeso, la suciedad estará adherida en la piedra, lo cual puede necesitar la intervención de profesionales. 

El suelo

Los mosaicos hidráulicos, que se han vuelto a poner de moda, suelen pisar los suelos de las casas antiguas. Sin embargo, lo habitual es que hayan perdido el brillo y el color originales, además de presentar algunos agujeros. De nuevo, hay dos soluciones: pulirlos y abrillantarlos para que recuperen su lustre, o bien contratar a una empresa que retire una a una las baldosas y las limpie con productos específicos. 

La distribución

A la hora de reformar una casa antigua, la distribución es un punto crucial. Cuando se construyeron estas viviendas, las necesidades eran otras, y es muy probable que estén repletas de pequeñas habitaciones destinadas al almacenaje de productos (el grano, conservas, vegetales) o de aperos de labranza. Hoy en día, sin embargo, se llevan las estancias amplias y con una distribución diferente. 

Las instalaciones

Es decir, la instalación eléctrica: desde los enchufes y los interruptores a todo el sistema de cableado (la potencia y los electrodomésticos han cambiado mucho). Y no hay que olvidar el sistema de tuberías para el agua corriente. 

¿Necesitas herramientas y materiales para reformar tu casa antigua? No dudes en acercarte a tu centro BAUHAUS más cercano para conocer todas las novedades y dejarte asesorar por nuestros profesionales. ¡Te estamos esperando!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog