Riego automático: ¡cómodo e inteligente!

¡Enrollar y coger una manguera ya es cosa del pasado! Los actuales sistemas de riego automático pasan por debajo de tu jardín mediante tuberías y, cuando llega el momento de regar a tu jardín, los aspersores surgen del suelo y, al acabar, vuelven a desaparecer como por arte de magia.

Además, si quieres, puedes enchufar a la toma de riego más cercana una manguera corta para cuando quieras regar una parte puntual de tu jardín. El control de tus aspersores funciona de manera centralizada y de forma inteligente a través de una aplicación.

New Call-to-action

¡La planificación de tu riego automático es imprescindible!

La instalación de un sistema de riego automático en tu jardín requiere una cierta preparación y planificación: no solo debes determinar la posición de los aspersores que necesitas en relación a tu jardín, huerto y césped, sino que también debes planificar la posición y el tamaño del sistema de control del riego automático. Luego, también debes planificar por dónde pasaran las tuberías del sistema de riego automático.

Si tienes dudas en relación de cómo instalarlo, no dudes en visitar tu centro BAUHAUS más cercano; ahí obtendrás todo el asesoramiento necesario.

Escoge el sistema de riego adecuado

Es importante que escojas el sistema de tuberías adecuado. Por ejemplo, el “Set inicial Pipeline GARDENA” consta de una red de tuberías estables, rociadores que salen automáticamente cuando es necesario, tomas de agua y un sistema de control inteligente. Además, sus tuberías son autodrenantes, por lo que no será necesario prepararlas para el frío del otoño e invierno.

riego automático

Comprueba tu sistema de riego automático

Antes de poner en marcha todo tu sistema de riego automático es importante que compruebes que has diseñado correctamente todo el sistema, que las tuberías están cortadas a medida y se conecten rápidamente mediante conectores y que los rociadores se ajusten adecuadamente al sistema.

De esta manera podrás comprobar si el sistema que hayas escogido esté bien configurado e instalado.

Instalación de tuberías: ¿qué tener en cuenta?

¡Es momento de sacar la pala! Las tuberías se colocan sólo a unos 25 cm de profundidad. Cuanta menos tierra remuevas, mejor: si tienes la posibilidad, solamente recorta una parte de tu césped, cavar un canal en forma de V, colocar las tuberías y volver a cerrarlo todo sin que quede ningún rastro.

Recuerda: tanto cables como tuberías son bastante rebeldes en el momento de desenrollarlos; así que, con paciencia desenróllalo con cuidado.

riego automático

¿Cuáles son los componentes más importantes a tener en cuenta para tu sistema de riego automático?

La conexión de cada uno de los elementos del sistema de riego automático es muy sencilla gracias a los cierres rápidos; es casi tan fácil como conectar una manguera de agua.

Para el cambio de dirección del agua, existen piezas en forma de L y T así como tapas para los extremos del tubo. Las válvulas de drenaje se colocan siempre en el punto más bajo del sistema y, al igual que los aspersores, se asienta encima de una capa de grava para que se drene bien y fácilmente el agua.

Finalmente, los aspersores se instalan de tal manera que queden al ras con la superficie del suelo cuando se retraen; sólo debe sobresalir un poco la cabeza de la boquilla.

El sistema de control del riego automático, otro factor importante a tener en cuenta

El sistema de control de tu riego automático es así como el cerebro del sistema. Con las diferentes válvulas podrás controlar varios circuitos al mismo tiempo. Y, es en este momento, cuando puedes acoplar un sistema de control inteligente donde poder controlar el riego automático desde una aplicación. Pero, también existen diferentes sistemas más simples que sólo necesitan una batería de 9 voltios.

En el caso que quieras usar un sistema de control inteligente, ¡recuerda que vas a necesitar una conexión eléctrica! Por ello, instalar una caja de color verde discreta es lo ideal para el sistema eléctrico y el suministro de agua. Por supuesto, el montaje de esta debe seguirse de manera rigurosa según las instrucciones del fabricante.

riego automático

¡Y ya estaría!

¡Se acabó luchar con la manguera pesada cada día! Además, con el control del sistema mediante una aplicación, ni siquiera vas a tener que estar en casa para encender tu riego automático y abastecer de agua tu jardín y tus flores. Y, en el caso que veas que algunas de tus flores necesita un poco de agua más ¡fácil! Sólo conecta una pequeña manguera en la toma de agua del riego automático.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 2

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog