Tipos de calefacción y sus características

Cuando tenemos que escoger un sistema de calefacción para nuestro hogar, son muchas las opciones entre las que podemos elegir. ¿Y de qué depende optar por una u otra? Pues del tipo de vivienda, de su superficie, de su orientación, del número de habitantes, de si es en propiedad o de alquiler, etc. Es decir, no existe una calefacción mejor que otra, sino que tiene que ver con nuestras necesidades en función del espacio que queramos calentar. Por eso, en este artículo te contamos qué tipos de calefacción existen en el mercado y cuáles son sus características. 

Tipos de calefacción

A continuación te detallamos los diferentes tipos de calefacción que hay en función de su fuente de energía, así como qué características tiene cada una de ellas: 

Calefacción eléctrica

Se trata del tipo de calefacción más habitual debido a su sencillez y a que apenas necesita inversión para su instalación ni un posterior mantenimiento. Asimismo, se trata de un sistema muy seguro cuya energía se produce de manera inmediata y se puede regular. 

Los sistemas más habituales de calefacción eléctrica son: 

  • Estufa: se trata de un sistema focal y directo que proyecta calor directamente sobre la superficie ante la que se coloca. 
  • Calefactor: lo hay de suelo y de pared, y este sistema calienta la estancia en pocos minutos y permite regular la temperatura con un termostato.
  • Radiador: lo hay de agua, el cual se adhiere a la pared e irradia calor a la estancia por convección (incluye un termostato para regular la temperatura); de aceite (y a su vez fijos de pared y móviles con ruedas), que irradia un calor suave y homogéneo y se puede regular mediante un termostato, y halógeno, el cual no irradia un calor a toda la estancia, sino que proyecta calor sobre los objetos o las personas que se encuentran cerca del aparato. 
  • Emisor térmico: lo hay de fluido (agua), el cual es un sistema de respuesta térmica inmediata que puede programarse y que se desconecta en caso de que la temperatura baje 4 grados en 20 minutos; en seco, que calienta por convección y está recomendado para habitaciones que necesitan ser calentadas de forma rápida, y cerámico, el cual genera un calor suave y envolvente que puede continuar generando calor tras haber alcanzado la temperatura deseada pero sin consumir más electricidad.
  • Convector: se trata de un tipo de calefacción móvil que calienta la estancia de una manera sencilla y rápida. Su sistema funciona a través del calentamiento de una resistencias internas que desprenden calor por toda la estancia. 
  • Bomba de calor: no es más que el aire acondicionado funcionando “al revés”; es decir, muchos aires acondicionados incluyen una bomba de calor que revierte el frío que aporta en verano en calor durante el invierno. 
  • Suelo radiante: este sistema de calefacción eléctrica si requiere de instalación, y permite que el calor provenga del suelo y se propague por toda la estancia. 
  • Panel radiante: de estética minimalista y clásica, se coloca en la pared y usa el aceite para generar una eficiente distribución del calor.
  • Chimenea: con diferentes acabados, algunos similares a una chimenea “original”, este tipo de calefacción eléctrica cuenta con el efecto llama y proporciona un calor cómodo y acogedor. 
New Call-to-action

Calefacción por combustible

La calefacción que se produce mediante gas natural, propano o gasóleo requiere de una instalación previa, pero es la más usada en España debido a su gran rendimiento, a que contamina muy poco y a que resulta muy económica. 

Los tipos de calefacción por gas más comunes son:

  • Caldera de gas o gasóleo: se trata de un sistema que obtiene agua caliente, la cual a su vez se usa tanto para la ducha como para calentar la vivienda a través de radiadores de agua que son compatibles con la caldera en cuestión. 
  • Estufa de parafina: no requiere de instalación previa, sino que se trata de una estufa que usa la parafina, un derivado del petróleo, para generar calor a toda la estancia mediante la combustión. Este tipo de combustible puede generar algo de olor, además de que es importante dejar las puertas abiertas para evitar la concentración de CO2. 
  • Estufa de bioetanol: se trata de una estufa que utiliza el bioalcohol para encender una llama que produce calor. Sin embargo, tiene un uso más decorativo que práctico.

Calefacción por biomasa

Este tipo de calefacción usa materiales orgánicos para la generación de calor, como pellets, leña, astillas de madera o huesos de aceituna, por lo que se trata de una fuente de energía renovable. 

Los sistemas de calefacción por biomasa son:

  • Estufa de pellets: usa los pellets (combustible que se fabrica a partir de residuos vegetales) como combustible y ofrece un calor potente y limpio. Es un sistema de calefacción con una gran autonomía y que, dependiendo del tipo de sistema, pueden requerir o no de instalación. 
  • Estufa de leña: similar a la de pellets, con la diferencia de que usa leña como combustible. 
  • Estufa de policombustible: también similar a la de pellets, además de que puede usar como combustible tanto pellets como huesos de aceituna. 
New Call-to-action

Calefacción geotérmica

Se trata de la fuente de energía más eficiente (y limpia), aunque a la vez más desconocida. La calefacción geotérmica usa el calor del subsuelo para climatizar las viviendas de una manera ecológica. 

Sin embargo, el gran inconveniente es que requiere de una gran inversión para su instalación, aunque al cabo de un tiempo resulta rentable gracias al gran ahorro a largo plazo que supone.

Calefacción aerotérmica

Este tipo de calefacción es similar a la geotérmica, con la diferencia de que usa la energía del viento para producir energía y calor dentro de la vivienda. 

Calefacción solar

Similar a los dos anteriores, la calefacción solar, mediante equipos de agua caliente sanitaria, usa el calor del sol para producir energía y calefacción dentro del hogar

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de calefacción, así como sus características, puedes elegir la que mejor se adapta a tus necesidades y los requerimientos de tu vivienda. Por supuesto, no dejes de acercarte a tu centro BAUHAUS más cercano y dejarte asesorar por nuestros profesionales en cuanto a la calefacción que necesitas para tu hogar. ¡Te esperamos!

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog