Cabina de ducha: ¿cómo instalarla correctamente?

¿Quieres darle a tu baño un aire nuevo? Cambiando tu cabina de ducha, ya sea porque esté rota, anticuada o simplemente ya no te gusta, tu baño lucirá un aspecto nuevo y más moderno.

Al escuchar cabina de ducha nos viene a la cabeza una tarea complicada y con mucho lío. ¡Pero no! Cambiar una cabina de ducha es más fácil de lo que parece ya que simplemente se necesita precisión. Además, una cabina de ducha ofrece muchas más ventajas que una bañera.

Si quieres aprender a instalarla, no te muevas de aquí que te vamos a enseñar cómo con unos simples pasos.

New Call-to-action

Antes de empezar…

Antes de proceder con la instalación de la cabina de ducha, te dejamos algunos consejos que te podrán ser útiles más adelante:

  • Para una mejor y más fácil instalación, la mampara de la ducha debe ser instalada entre dos personas.
  • Es importante que la superficie de vidrio no tenga contacto directo con el suelo ya que existe riesgo de rotura.
  • Te recomendamos el uso de guantes tanto para la manipulación del vidrio como para el de la silicona.
  • Antes de empezar, tapa bien tanto el suelo como el plato de ducha.
  • Sigue rigurosamente las instrucciones proporcionadas por el fabricante de la cabina de ducha.

¿Qué materiales y herramientas vas a necesitar para instalar tu nueva cabina de ducha?

Paso a paso: cómo instalar una cabina de ducha

  1. Desmontar la cabina de ducha antigua y revisar los azulejos

    El primer paso es desmontar la cabina de ducha o bañera que quieres cambiar. Para ello retira la silicona y fíjate bien en el desagüe y las posibles grietas que pueda haber cerca del plato de ducha o la bañera.

    Si todo está bien, el siguiente paso es retirar con mucho cuidado los azulejos de la pared que no necesitamos con el martillo de goma. Ten en cuenta que las baldosas que, posteriormente, van a sujetar el soporte de la pared o las bisagras son especialmente importantes.

    Asegúrate también de que no haya ninguna grieta en la superficie de las baldosas y que no haya ningún hueco ya que es importante que la mampara de la ducha quede totalmente fijada y de manera segura.

  2. Asegúrate de que tu pared esté recta y limpia

    Antes de empezar con la instalación, te debes asegurar con el nivel de burbuja que la pared está totalmente recta y lisa.

    En términos de flexibilidad, el margen de maniobra que tendrás posteriormente vendrá determinado por el perfil y la inclinación que tenga la pared. También tienes que tener en cuenta que si tu pared está ligeramente inclinada, la puerta de la mampara nunca cerrará completamente.

    Una vez hayas comprobado esto, revisa que la pared esté totalmente limpia y libre de grasas. Por último, también revisa que el agua y las líneas eléctricas no estén dañadas y que se respetan las distancias de seguridad con los componentes eléctricos que se puedan encontrar en el baño como los enchufes.

  3. Marcar los agujeros

    Ha llegado el momento de coger el perfil de la pared, alinearlo con la pared con la ayuda del nivel de burbuja y marcar, a través de los orificios de este, donde habrá que perforar posteriormente.

    Antes, debes asegurarte que los orificios del perfil no se sitúen directamente con el borde de los azulejos. Si este es tu caso, se puede girar el perfil pero siempre prestando atención a las marcas del suelo o del plato de ducha.
    Este trabajo preparativo es extremadamente importante así que ¡tómate tu tiempo! Un agujero mal marcado y mal perforado puede causar grandes daños en la instalación posterior de la mampara.

  4. Hacer los agujeros

    A continuación, toca perforar en las marcas realizadas previamente. Para que el taladro no se mueva y se quedé en su posición puedes usar cinta de carrocero para que este se pueda sujetar en la baldosa y no moverse.

    Para realizar los agujeros use una broca de baldosas. Una vez hechos, aspira o sopla el polvo que se pueda haber generado para que la superficie quede totalmente limpia.

    Posteriormente, coloca los tacos adecuados en los agujeros e instala el perfil de la pared. Para este paso vas a tener que usar un destornillador inalámbrico o un destornillador manual para atornillar bien los tornillos.

  5. Colocar el perfil del suelo e instalar la pared lateral

    En el caso de que tu cabina de ducha contenga un perfil de suelo, ahora es el momento de instalarlo. Debes marcarlo en el suelo o en el plato de la ducha y pegarlo con silicona; algunas veces, el fabricante te proporcionará un cordón de silicona.

    A continuación, debes instalar la pared lateral tal y como se marca en las instrucciones del fabricante. Es importante que este paso se realice por parejas ya que la instalación resultará más fácil.

    Ten mucho cuidado con no arrastrar ni dejar la pared lateral en el suelo. Añadir que la película protectora que se pueda encontrar en el vidrio no se debe retirar hasta que la instalación no esté completamente terminada.

  6. Apretar los accesorios

    Después de haber alienado la pared lateral con el perfil de pared es hora de fijarlo todo bien. En caso de que vayas a usar el desatornillador inalámbrico ten cuidado en no ir demasiado rápido ni ejercer demasiada fuerza ya que se pueden causar daños.

    En este paso te aconsejamos que uses el desatornillador manual para una mayor seguridad.

  7. Instalar la puerta

    Para el montaje de la puerta se deben seguir los mismos pasos que para la instalación de la pared lateral. Aun así, consulta las instrucciones para asegurarte cómo se instala y para saber si la puerta se debe colgar o se debe atornillar. ¡No olvides el sellado transparente que se coloca en la parte inferior!

    Tienes que tener en cuenta que las bisagras tienen un margen de ajuste pequeño. Ten en consideración también que la puerta no debe tocar nunca al suelo ya que, incluso, un pequeño roce con el borde de una baldosa podría provocar daños o romper la puerta.

  8. Montar el pomo de la puerta

    Una vez hayas instalado la puerta, es momento de atornillar el pomo y los topes. Igual que antes, te recomendamos que realices este paso con el desatornillador manual.

    Presta atención al sellado y las arandelas que se tienen que poner para que los herrajes metálicos no dañen el vidrio; su colocación vendrá indicada en las instrucciones.Cabina de ducha

  9. Preparar el sellado

    Antes de sellarlo todo con silicona, puedes pegar la cinta de carrocero en los márgenes para que quede una unión más agradable. En las instrucciones encontrarás los lugares en los que se tiene que usar la silicona.

    Ten en cuenta que hay mamparas de ducha que solo se sellan por un lado (por dentro o por fuera).

  10. Sellar con silicona

    Para sellar, utiliza una silicona sanitaria de alta calidad para que no se produzcan fugas de agua. En el caso que sea la primera vez que usas la silicona, te recomendamos que antes practiques un poco en una tabla o en un cartón.

    Una vez hayas aplicado la silicona, usa la espátula para silicona para extender bien la silicona y retirar el exceso. A continuación, deja secar la silicona al menos 24 horas y evita todo contacto con agua.

  11. Montar el brazo telescópico

    En el caso de que tu cabina de ducha no sea cerrada, el último paso que tienes que realizar es montar el soporte entre tu pared y la pared de la ducha. Este soporte va colocado en ángulo recto con la pared y se junta a un máximo de 15-20 cm con la esquina superior de la pared de la ducha.

    Ten en cuenta que los brazos telescópicos se montan un poco más altos (1-2cm) que la mampara de la ducha. Por último, no olvides colocar los topes de goma ya que puede existir la posibilidad de rotura.

¿Cortina de baño, pared divisoria o cabina?

Esta respuesta es fácil de responder ya que es cuestión del gusto de cada uno. Pero, aun así, las cortinas de baño tendrían que estar obsoletas ya, sobre todo después de una renovación.

Por una parte, una pared divisora de vidrio junto con el desagüe situado a ras de suele ofrece más espacio que una cabina de ducha clásica; además, es de fácil instalación. Aun así, aunque la instalación sea limpia y estable, necesita mucho más cuidado ya que, en muchos casos, suele quedar un residuo de agua que, posteriormente, siempre se tiene que limpiar.

Pero, si en tu baño ya dispones de un plato de ducha, la opción más adecuada es la instalación de una cabina de ducha clásica con una mampara de vidrio. Estas requieren menos preparación estructural y es más limpio cuando se usa ya que evita que el agua se salga de la cabina de ducha.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog