Cepillar una puerta que roza: así hay que actuar

Con el paso del tiempo, hay elementos de la casa que se van desgastando o desajustando. Esto puede ocurrir con las puertas: con el uso, pueden rozar con el suelo. Una de las soluciones es cepillar la puerta. Te contamos cómo hacerlo.

New Call-to-action

Herramientas básicas para cepillar puertas

Además del papel de lija, que se usa en roces leves, tienes otras dos opciones para cepillar la puerta y arreglar rozaduras:

  • Cepillo manual. Para roces más complicados de tratar, también puedes usar la lijadora manual.
  • Cepillo eléctrico o lijadora. Para roces más complicados, es necesario lijar más superficie de puerta, por lo que una lijadora eléctrica es la opción óptima.

Comprobaciones previas y soluciones a roces leves

El primer paso para poder cepillar una puerta y arreglar un roce es averiguar en qué punto se produce. Normalmente, suele estar en la parte superior o en la inferior de la puerta. A veces es muy sencillo localizar el punto de roce, pero en el caso de que no lo puedas encontrar, te vamos a contar un sencillo truco:

  • Coloca cinta de carrocero en todo el marco de la puerta y aplica pintura, que sea fácilmente lavable, sobre la cinta. Al cerrar y abrir la puerta, verás qué parte de la puerta ha quedado marcada, y, por consiguiente, habrás localizado la parte que roza. 

Desajustes leves: cómo actuar sin sacar la puerta

Una vez localizado el punto, deberás calcular cuánto debes rebajar la puerta para que no roce. Esto lo puedes marcar con un lápiz para no pasarte a la hora de lijar.

Los roces leves son sencillos de arreglar, ya que solo tendrás que cepillar la puerta con una lija de mano en la zona afectada. 

  • En la parte superior y lateral: localiza el punto de lijado y con una lija manual rebaja lo necesario
  • En la parte inferior, para no tener que desmontar la puerta, prueba a fijar un papel de lija en el suelo, en el punto donde hay roce, y haz varias pasadas con la puerta.
Desajustes leves: cómo cepillar puerta sin sacarla

Desajuste medio a alto: cuándo usar herramientas manuales o eléctricas

Para roces que no son tan sencillos de solucionar, la mejor manera de cepillar la puerta en estos casos es desmontándola. 

  1. Localiza el o los puntos de roce.

    Para ello puedes usar una tabla de madera de 3 milímetros, que es la medida mínima recomendada de separación de la puerta con el suelo o el marco. 

  2. Desmonta la puerta.

    Puedes hacerlo de la manera habitual, cogiendo la manilla de la puerta y elevando la puerta. De esta manera la puerta se desencaja de la bisagra. Puedes ayudarte con una palanca y aplicar la fuerza en la parte inferior, para elevarla más fácilmente.

  3. Coloca la puerta sobre un lugar de trabajo.

    Puede ser una mesa o un par de caballetes; lo que necesitas es estabilidad. Puedes fijar la puerta con unos sargentos si es necesario y proteger la puerta y el espacio de trabajo.

  4. Lijar la superficie.

    Dependiendo de cuánto tengas que lijar, aquí tendrás que elegir entre la lijadora manual o eléctrica. Sea cual sea la elección, haz pasadas poco a poco para no lijar de más.  Es preferible hacer varias pasadas para ir comprobando el nivel de lijado que hacer demasiadas, porque no habrá vuelta atrás.

Desajustes altos: cómo cepillar puerta pasos

¿Merece la pena comprar un cepillo eléctrico?

Si vas a hacer varios trabajos con madera, la respuesta es sí. Una lijadora o cepillo eléctrico será tu fiel ayudante para cualquier trabajo que tengas que hacer con madera. Tienes diferentes modelos, con distintas potencias y tamaños según necesites.

Si es para uso ocasional, es mejor que tengas una lija manual, que será suficiente para trabajos puntuales.

Como has visto, cepillar una puerta es una tarea sencilla, si el roce es leve. Con una lija manual o un papel de lija puede que tengas suficiente. Ahora bien, si el roce es más grave, tendrás que desmontar la puerta y lijar más superficie: te llevará más tiempo pero el resultado merece la pena.

Si necesitas ayuda, acércate a uno de nuestros centros BAUHAUS y te aconsejaremos sobre la mejor elección de herramienta.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog