Pintar puertas en blanco: ¿cómo pintar una puerta de madera?

Pintar puertas de madera es una tarea fácil y económica que puede dar un nuevo aire a cualquier habitación y cambiar por completo su aspecto. En este artículo te contamos cómo pintar puertas en blanco paso a paso, para que tú mismo puedas aportar mayor luminosidad y una sensación de mayor amplitud a la habitación dando una segunda vida a tu puerta.

New Call-to-action

Materiales necesarios para pintar puertas en blanco

El primer paso para pintar una puerta de madera en blanco es disponer de todos los materiales necesarios para el trabajo. Esta lista de materiales incluye:

  • Una lijadora automática o un trozo de lija: se utiliza para alisar la puerta y lijar ligeramente cualquier superficie rugosa.
  • Imprimación para madera: para que la pintura se adhiera correctamente.
  • Pintura acrílica: específica para madera.
  • Rodillo de pintura: para un acabado bonito y uniforme.
  • Cinta de pintor: para sellar los bordes y evitar que la pintura se extienda.
  • Papel protector: ayuda a proteger contra derrames y salpicaduras.
  • Destornillador: para quitar y poner tiradores y bisagras.

Una vez que tengas todos estos materiales, puedes empezar a pintar la puerta para que parezca nueva.

Pasos para pintar puertas en blanco

Ahora que tienes todos los materiales, es hora de empezar a pintar. Estos son los pasos para pintar puertas en blanco:

  1. Prepara la puerta

    Para conseguir un acabado impecable en tu puerta de madera, es esencial prepararla adecuadamente antes de aplicar cualquier color. 
    – Empieza por quitar todos los herrajes, como el pomo, el pestillo y las bisagras, con un destornillador. Esto mantendrá la puerta libre de cualquier percance con la pintura. 
    – Limpia la puerta con un paño húmedo para eliminar el polvo de toda la superficie. 

  2. Coloca cinta de carrocero alrededor de los bordes

    Para conseguir un acabado limpio y mantener la pintura alejada de zonas no deseadas, es importante colocar cinta de carrocero alrededor de los bordes de una puerta de madera. 
    – Elige una cinta de alta calidad que no se despegue ni deje residuos. 
    – Para mayor protección, utiliza papel protector para cubrir las zonas cercanas a la puerta y evitar que se produzca cualquier accidente.

  3. Lija la puerta

    Para pintar puertas en blanco y darle un aspecto nuevo y atractivo, es esencial un lijado cuidadoso. 
    – Para empezar, ponte el equipo de protección necesario, como guantes y mascarilla, y adquiere una lijadora automática y papel de lija de grano fino. 
    Lija la superficie en el sentido de la veta para eliminar cualquier aspereza o imperfección. 
    – No olvides lijar también los bordes, para asegurar una cobertura total. 
    – Cuando hayas terminado, limpia la puerta con un paño húmedo.

  4. Aplica la imprimación

    Antes de revestir una entrada de madera con un nuevo tono, es esencial aplicar la imprimación adecuada para que la pintura se adhiera correctamente. 
    – Utilizar una imprimación para madera sellará los poros de la madera y creará una superficie lisa para que se adhiera la pintura. 
    – Asegúrate de elegir una imprimación diseñada específicamente para su uso en madera, y sigue las instrucciones del fabricante para su aplicación. 
    – Utiliza una brocha o un rodillo para cubrir uniformemente toda la superficie. 
    – Asegúrate de cubrir todas las zonas, incluidas las grietas y esquinas. 
    – Deja que la imprimación se seque completamente antes de empezar el siguiente paso. 

  5. Aplica la primera capa de pintura

    Una vez que se ha secado la imprimación, empieza a pintar puertas en blanco con un rodillo, sumergiéndolo en la pintura y empezando a pintar los bordes de la puerta, avanzando hacia el centro. 
    – Ten en cuenta que hay que remover bien el pigmento antes de usarlo para asegurarte una textura uniforme. 
    – Después, pinta la superficie de la puerta trabajando desde la parte superior hacia abajo. 
    – Asegúrate de aplicar la pintura con trazos uniformes para conseguir un aspecto uniforme.
    – No apliques demasiada presión, ya que la pintura podría gotear o correrse. 
    – Es mejor aplicar una capa fina de color y dejar que se seque completamente antes de aplicar una segunda capa.

  6.  Retira los protectores

    Una vez pintada la puerta en blanco, es hora de eliminar los protectores
    – Despega suavemente la cinta adhesiva de los bordes de la puerta, asegurándote de no dañar la superficie recién decorada. Despégala suavemente en un ángulo de 45 grados para no dañar la pintura. 
    – Una vez retirada la cinta adhesiva, inspecciona la puerta para ver si hay zonas que necesiten retoques
    – Si detectas alguna deficiencia, utiliza un pincel pequeño para aplicar un poco de pigmento en la zona afectada. 
    – Deja que la pintura fresca se seque por completo antes de continuar con el siguiente paso.

  7. Vuelve a instalar el mecanismo y el pestillo

    Una vez que se ha retirado la cinta de cobertura y el papel protector de la puerta de madera recién pintada, es hora de volver a instalar los herrajes
    – Utilizando un destornillador, fija las bisagras al marco de la puerta y asegúrate de que estén bien atornilladas para que la puerta cuelgue correctamente. 
    – A continuación, fija el conjunto de manilla y cerradura. Esta tarea debe hacerse con precaución, así que tómate tu tiempo y ten paciencia
    – Una vez terminada, comprueba la cerradura para asegurarte de que funciona correctamente.

pintar puertas en blanco

Pintar puertas en blanco es una tarea sencilla que cualquier principiante puede realizar con práctica. Todo lo que necesitas son los materiales adecuados, un poco de paciencia y una mano firme. Si sigues los pasos descritos anteriormente, podrás conseguir buenos resultados por ti mismo. ¿Tienes más dudas? Acércate a tu centro BAUHAUS más cercano y te echaremos una mano.

New Call-to-action

Preguntas frecuentes sobre pintar puertas en blanco

¿Qué es mejor: pintar con brocha o rodillo?

Es mejor pintar tus paredes con una combinación de ambas: tanto brocha como rodillo; especialmente cuando se trata de un área grande.

¿Qué tipo de pintura y qué color elijo para una puerta?

Por un lado, para pintar puertas de madera, lo ideal es utilizar un esmalte sintético o acrílico. También, puedes emplear un barnizado después de aplicar la capa de pintura.
Por otro lado, para elegir el color de las puertas de interior, influyen dos aspectos clave: la luz que recibe tu hogar y su decoración. Si hay suficiente luz, no elijas el blanco, y si hay poca, será tu color.

¿Cuáles son los beneficios de barnizar la madera?

La madera no absorbe la humedad, así que es importante barnizarla para evitar su paso. Además, barnizar la madera facilita la limpieza, aumenta la durabilidad de la pieza y mejora la presentación y su acabado.

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 4.4 / 5. Total votos: 29

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Guía del mes

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog