¿Cómo proteger la madera para el exterior?

Los muebles de jardín de madera, vallas de jardín o incluso casas de jardín suelen pasar toda su vida al aire libre. Y eso en viento y mal clima.
Para que puedas disfrutarlos durante mucho tiempo y que la madera pueda desafiar el clima, depende del cuidado adecuado. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber para proteger la madera para el exterior.

proteger la madera para el exterior-1

Algunas maderas están protegidas naturalmente.
Lo más importante es elegir la madera según el uso previsto. En el exterior, principalmente es el clima, es decir, la humedad, las fluctuaciones de temperatura y la radiación ultravioleta, lo que afecta la durabilidad de la madera. Al aire libre, también está expuesta a organismos como hongos, insectos y bacterias. Las diferentes maderas reaccionan de manera muy diferente a estos factores.

La lignina, una sustancia que se produce como adhesivo en las paredes celulares de los árboles y asegura que se lignifiquen, es decisiva para la resistencia natural de la madera. Sin embargo, la lignina ofrece algo más que estabilidad y protección contra daños mecánicos: también evita que las plagas infecten la madera y se propaguen. Sin embargo, la lignina almacenada es destruida por la luz ultravioleta: la madera se vuelve quebradiza, gris y pierde su barrera protectora.
Dependiendo del tipo de madera, los árboles tienen otros ingredientes que repelen hongos e insectos. Esto da como resultados de diferentes niveles de resistencia a las influencias negativas.

Otros criterios para elegir el tipo correcto de madera son la resistencia de la madera, su comportamiento de hinchamiento y contracción, es decir, su absorción de agua y su elasticidad.

Los tipos de madera más importantes y sus clases de durabilidad.


Dependiendo de la duración de la resistencia a los organismos que destruyen la madera y a la luz ultravioleta, que conduce al envejecimiento, los tipos de madera se dividen en cinco clases de durabilidad (según EN 350-2):

Haya (Fagus sylvatica)

Madera muy dura y resistente al desgaste con marcas discretas ligeramente rojizas. La madera de los muebles clásicos tiende a mancharse si se moja durante mucho tiempo.

Sin tratamiento protector, la madera de haya no es resistente a hongos e insectos que decoloran o destruyen la madera.

Vida útil (sin revestimiento protector): hasta 3 años

Clase de resistencia: 5.

Ceniza (Fraxinus excelsior)

Madera extremadamente resistente a la tracción y a los dobleces con vetas fuertes debido a los grandes poros de la madera temprana.

Como la madera de fresno es muy susceptible a la intemperie, se utiliza principalmente en interiores. La modificación térmica también lo hace utilizable para uso en exteriores.

Vida útil (sin revestimiento protector): hasta 3 años.

Clase de resistencia: 5

Alerce (Fitzroya cupressoides)

Madera muy pesada y dura con vetas claramente suaves. Más fuerte y resistente que otras maderas blandas.

Muy resistente a la intemperie y la humedad sin contacto con el suelo. Esto hace que la madera de alerce sea una madera de construcción común tanto para uso en interiores como en exteriores.

Vida útil (sin revestimiento protector): hasta 8 años.

Clase de resistencia: 3

Roble (Quercus robur)

Madera muy dura y pesada con rayas marcadas que se oscurecen ligeramente.

Excelente en fuerza y ​​resistencia al desgaste, la madera de roble es ideal para construcciones como marcos, puertas, revestimientos, parquet, tablones o pisos de terrazas.

Vida útil (sin revestimiento protector): hasta 13 años.

Clase de resistencia: 2

Abeto (Picea abies)

Madera muy blanda con densidad media pero buenas propiedades mecánicas.

De grano claro, con canales de resina. La madera de abeto sin tratar no es muy resistente a la intemperie, pero se puede utilizar en exteriores sin problemas mediante pintura, vidriado o tintes.

Vida útil (sin revestimiento protector): hasta 5 años.

Clase de resistencia: 4

Abeto (Abies alba)

Madera blanda de densidad media. De grano claro, sin canales de resina, pero con muchos nudos. De peso ligero a medio y muy flexible.

En cuanto a sus propiedades, la madera de abeto Abies alba es muy similar al abeto Picea abies: sin tratar, menos resistente a la intemperie, pero mejor resistencia a la humedad.

Vida útil (sin revestimiento protector): hasta 5 años.

Clase de resistencia: 4

Pino (Pinus)

Madera resistente de densidad media con canales de resina transparente y vetas bonitas. La madera de pino se caracteriza por una buena tenacidad y un encogimiento moderado.

Inmune a los insectos, pero susceptible a los hongos y las manchas azules, por lo tanto, trátelo para uso en exteriores.

Vida útil (sin revestimiento protector): 5-8 años

Clase de resistencia: 3-4

Abeto de douglas (Pseudotsuga menziesii)

Madera relativamente dura, de peso medio con una veta interesante y un color rojo anaranjado.

Con resistencia natural a insectos, hongos e influencias climáticas.

La madera del abeto de Douglas es utilizado como por ejemplo para fachadas, cocheras o balcones.

Vida útil (sin revestimiento protector): hasta 13 años

Clase de resistencia: 2

Sin cuidado, ninguna madera nativa de hoja caduca o de coníferas puede resistir la intemperie permanente durante más de 13 años. Solo las maderas tropicales ofrecen una vida útil más larga.

Proteger la madera para el exterior no siempre requiere de químicos

proteger la madera para el exterior-2

La denominada protección constructiva de la madera es adecuada como medida preventiva. Consiste no solo en la forma en que se procesa la madera, sino también en la forma en que se construye. El objetivo principal es mantener la madera permanentemente seca y, por lo tanto, protegerla de manera óptima de las plagas y hongos.

Los llamados agentes de protección contra las inclemencias del tiempo ofrecen protección física contra los daños relacionados con el tiempo. Se trata de esmaltes, lacas o aceites de madera de capa fina o gruesa. Estos agentes se utilizan para evitar la acumulación de humedad en la madera y protegerla de influencias como el viento, la lluvia torrencial, la suciedad y la radiación ultravioleta. Los aceites también pueden prevenir el crecimiento de algas.

La madera termotratada es especialmente duradera

proteger la madera para el exterior-3

Otro método innovador para proteger la madera para el exterior es el uso de madera termotratada, un tipo de madera que se calienta hasta 230°C cuando hay falta de oxígeno, según el tipo de árbol.

Esto le da al material una mayor resistencia a la putrefacción y una menor capacidad de absorción de agua, lo que reduce el comportamiento de hinchamiento y contracción. El pino y la ceniza térmicos también se pueden utilizar en exteriores, por ejemplo, como revestimiento para el suelo de la terraza o en forma de mobiliario de verano.

Las maderas así tratadas son adecuadas incluso para zonas sanitarias y de sauna.

Químicos contra los hongos

La protección química de la madera se utiliza para combatir organismos como insectos u hongos que destruyen o decoloran la madera o para prevenir la infestación. Estos biocidas deben estar aprobados de acuerdo con la Directiva de Biocidas de la UE de 1998.

Puede aplicarlo en la superficie o sumergirlo en la madera, por ejemplo, por impregnación a presión. Dependiendo de los ingredientes, son preventivos o combativos.

Existen ingredientes activos o combinaciones contra hongos y/o plagas de insectos solubles en agua o con disolventes. También es importante si la madera está en contacto con el suelo.

New Call-to-action

Proteger la madera para el exterior correctamente

  • Cubrir bien el suelo de antemano.
  • Póngase ropa que consista en al menos guantes y gafas protectoras e incluso un mono.
  • Aplicar solo sobre madera limpia y seca en la dirección de la veta.
  • Deseche el resto del agente siguiendo las instrucciones, no lo vierta por el desagüe.
  • Después del trabajo, lávese cuidadosamente la cara y las manos con agua o con un agente limpiador adecuado.
  • Mantenga los agentes químicos bien cerrados y fuera del alcance de los niños.

Madera pretratada en lugar de la protección posterior

proteger la madera para el exterior-3

En lugar de proteger la madera sin tratar después de la instalación en exteriores, también puede utilizar madera pretratada directamente. Con la llamada impregnación a presión, un conservante de madera que se presiona directamente en la madera a alta presión: aproximadamente 10 mm de profundidad en la madera dividida y aproximadamente 2-3 mm de profundidad en el duramen.

De esta manera, la madera está protegida para el exterior contra las plagas y el envejecimiento a largo plazo.

¿Qué hacer con la madera grisácea?

Si no se trata, a menudo incluso al aire libre la madera dura adquiere la típica Patina después de una temporada. Esta decoloración no suele dañar la madera, pero es antiestética.

Si la superficie oscura es más verde y la madera está expuesta a humedad constante, también podrían ser algas. Luego se requiere un fregado vigoroso y el uso de un removedor de algas y musgo.

Si las algas siguen apareciendo, puede valer la pena reemplazarlas con un material compuesto de madera y plástico menos sensible.

Recuerda que en BAUHAUS encontrarás todo lo que necesitas para tus proyectos de bricolaje y jardinería. Además, nuestros expertos te aconsejarán en caso de duda y te ayudarán a elegir los productos que mejor se adaptan a tus necesidades. Necesites lo que necesites, lo tienes en BAUHAUS.ES

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 4 / 5. Total votos: 2

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog