Condensación en ventanas: ¿por qué se produce y cómo evitarla?

Estás cansado de ver la condensación de las ventanas cada invierno? Este fenómeno ocurre debido al contraste de temperatura del interior con respecto al exterior, aunque la humedad también tiene un papel importante. En este artículo vamos a mostrarte cómo es posible evitar la condensación en tus ventanas previniendo así la aparición de rocío y evitar suciedad y humedad en las ventanas.

¿Qué es la condensación y cómo se forma?

La condensación es un proceso por el que cualquier materia que se encuentra en forma gaseosa, pasa a un estado líquido por un cambio de temperatura. Esto ocurre con mucha frecuencia dentro de las casas en los meses de invierno, más concretamente en los cristales de las ventanas, debido al contraste de temperatura que existe entre el interior de la vivienda y el exterior.

New Call-to-action

Estos cristales, al estar hechos de vidrio y mantener contacto con el frío del exterior, se convierten en la superficie más fría de la casa. La condensación ocurre cuando el aire húmedo entra en contacto con una superficie que está más fría que el propio aire, y esto es lo que ocurre con el aire de la casa y el cristal de las ventanas. Bañarse con agua muy caliente, lavar la ropa o cocinar son tareas del día a día que pueden provocar condensación.

condensación ventanas

¿Qué tiene que ver la humedad con la condensación?

Es fácil de comprender con un ejemplo sencillo. ¿Qué ocurre cuando sacas una botella fría de la nevera en verano? Empieza a “sudar”, aparecen gotitas de agua alrededor. Esto es porque, en el aire, hay un porcentaje de vapor de agua, y este, al chocar con una superficie más fría, se transforma en gotas de agua.

¿Cómo eliminar la condensación en las ventanas?

Para evitar la condensación en ventanas necesitamos evitar la humedad en el aire y que las superficies de la casa no estén demasiado frías. ¿Cómo conseguirlo? Los principales motivos de la humedad en un hogar son una incorrecta ventilación, un mal uso de la calefacción y/o un mal aislante térmico. 

¿Quieres acabar de una vez por todas con la condensación de las ventanas? Te damos unos consejos para lograrlo: 

Tener ventanas aislantes

Tener ventanas aislantes, impedirá que haya mucha humedad. Tanto la ventana como el cristal de la ventana son muy importantes a la hora de aislar tu vivienda del exterior. También influye la correcta instalación de las ventanas: un mínimo fallo y tendrás contacto directo con el exterior, aumentando la humedad de la casa.

Contar con una fachada aislante

Disponer de una fachada del edificio aislada y ventilada. Ayudará a tener menos humedad en las viviendas del edificio.

Ventilar las habitaciones

Con algo tan simple como ventilar las habitaciones, se permitirá igualar humedades entre el interior y el exterior. Además, también renovarás el aire, creando un ambiente más limpio. Hazlo una vez al día como mínimo, controlando no enfriar demasiado tu casa en la época invernal.

Instalar un extractor de aire en el baño y en la cocina

Utilizar extractores de aire en el baño y en la cocina te permitirá extraer todo el aire húmedo que se acumula por cocinar o darte una ducha de agua caliente.

Mantener una temperatura media en toda la casa

Si mantenemos una temperatura media en casa (ni demasiado fría ni demasiado caliente), conseguiremos evitar en gran medida la condensación de las ventanas.

Utilizar un deshumidificador

Es un aparato encargado de absorber la humedad, por lo que elimina el vapor de agua del aire y elimina la condensación. Reducir los niveles de humedad tiene varios beneficios que deberías estudiar:

  • Mejoran la calidad del aire de la estancia, lo que libera el ambiente de polvo y alérgenos
  • Eliminan el mal olor típico de las humedades
  • Ayudan a que la ropa se seque antes, en caso de que la tiendas dentro
  • Es una gran ayuda para evitar la corrosión de ciertos muebles o elementos de la casa. Por ejemplo, los que están fabricados de metal, madera, fibras naturales, etc. 

Tener las cortinas y persianas abiertas

Es una parte más de la ventilación de casa. Si abrimos las ventanas pero dejamos las cortinas corridas y las persianas bajadas, la circulación del aire será menor. Y con él también la ventilación que consigamos. 

Usar burletes aislantes 

Los burletes aislantes nos ayudan a mejorar el aislamiento térmico y acústico de puertas y ventanas. Si nuestras ventanas no cierran del todo bien y no queremos cambiarlas por otras nuevas, instalar burletes puede ayudarnos mucho a conseguir evitar la condensación de las ventanas al crear una barrera aislante bastante efectiva y a bajo coste. 

Ahora que sabes cómo funciona, ya tienes suficientes armas para frenar y evitar que se produzca esa condensación en las ventanas. Con estos sencillos gestos podrás evitar este fenómeno que puede llegar a resultar tan molesto. 

Recuerda que en BAUHAUS encontrarás todas las herramientas y materiales que necesitas para tu hogar. Además, si finalmente también decides cambiar las ventanas de casa, nuestro servicio de instalaciones y reformas te ayuda a hacerlo de la forma más fácil y sencilla. Y, siempre, con la calidad y los resultados de BAUHAUS.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 3

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog