Suelo de madera: consejos para la colocación y el cuidado

El suelo de madera maciza es, sin duda, uno de los suelos más bonitos y duraderos que se encuentran entre los revestimientos para suelos. Si el entorno es el adecuado, la colocación y el cuidado de un suelo de madera no será un problema.

¡Aquí podrás averiguar cómo se colocan los tablones de un suelo de madera y cómo se cuida de manera adecuada!

New Call-to-action

Colocación de los tablones de un suelo de madera: ¿qué necesitas saber?

Los tablones de un suelo de madera requieren más trabajo de preparación que los de un suelo laminado o el parquet, pero, ¡cada minuto de trabajo invertido tiene su recompensa! A parte del precio un poco más elevado que otros suelos, estos también tienen unos requisitos estructurales diferentes: los tablones (junto con la subestructura necesaria) tienen un espesor de, al menos, 4 centímetros.

Por ello, si en la habitación donde vas a poner tu nuevo suelo tenía un suelo laminado o parquet delgado, probablemente vas a tener que acortar los marcos de la puerta, cambiar los rodapiés e incluso mover algún enchufe que se encuentre a ras de suelo. Recuerda que ¡tú nuevo suelo de madera va a necesitar un rodapiés nuevo a conjunto!

Y, a la hora de instalar tu nuevo suelo de madera vas a necesitar un poco más de habilidad manual que con la instalación de un suelo laminado, pero ¡el esfuerzo vale la pena!

Independientemente de si vas a colocar tú mismo los tablones o vas a contratar un profesional, existen diferencias importantes con el parquet con sistema de clic o el laminado con el mismo sistema: los tablones de los suelos de madera maciza, generalmente, necesitan un anclaje sólido en el subsuelo tal como una cama adhesiva, una alfombra adhesiva o una estructura de madera.

Por ello, los suelos de madera suelen ser notablemente más altos que un suelo de parquet o un suelo laminado. Pero, a cambio, el grosos mayor del material provoca que el suelo dure durante muchos años y sólo teniendo que lijarlo para que obtenga un aspecto nuevo.

Para evitar que, posteriormente, los tablones del suelo crujan o se balanceen, tienes que asegurarte que la superficie de debajo esté totalmente nivelada; por ello, no te recomendamos que instales un suelo nuevo encima de una capa de tablones de otro suelo antiguo. En el caso de que te sea difícil retirarlo y veas que está desnivelado, te recomendamos que verifiques si lijando el suelo puedes nivelarlo. Las posibles tablas que crujan se pueden volver a fijar fácilmente eliminando los puntos y áreas dañadas insertando debajo el material adecuado.

Si al cabo de los años le aplicas a tu suelo de madera una capa protectora de aceite o cera dura, tu suelo adquirirá un aspecto totalmente nuevo que podrás conservar durante unos años.

Suelo madera

El subsuelo adecuado para los tablones de madera

Actualmente, puedes colocar un suelo de madera sobre prácticamente cualquier superficie, ya sea cemento, aglomerado, OSB o solera seca.

Solamente es importante que el sustrato del subsuelo no esté demasiado húmedo, sobre todo en el momento en el que se vaya a instalar el nuevo suelo; ten en cuenta que los suelos de cemento tienen una humedad residual no superior al 2%.

También es importante que te asegures que esta subestructura esté totalmente nivelada. En el caso de que el suelo sea irregular, puedes nivelarlos con la ayuda de un mortero de nivelación. Otra opción es nivelar con la ayuda de un material de impermeabilización y unas placas de recubrimiento o de aglomerado. En cualquier caso, se deben evitar las abolladuras y los huecos.

Así es como se ven colocados los tablones de los suelos de madera

Los tablones de un suelo de madera maciza están hechos de un producto 100% natural donde las maderas locales tienen una clara ventaja. Para los suelos, la madera tiene que ser dura y sensible al tratamiento superficial; por ello, el roble es la mejor madera para los suelos de madera.

Pero, el tratamiento superficial se convierte aún más importante cuando hablamos del efecto visual: tienes a tu disposición madera sin tratar y niveles intermedios como el “blanco opaco” y el “aceitado con chocolate”.

Estos tablones suelen tener de 15 a 20 cm de ancho y hasta 180 cm de largo por lo que te recomendamos siempre que uses los tablones lo más largos posibles para lograr un efecto visual más bonito y crear la sensación de que la habitación es más grande.

Cuidado adecuado de los tablones

Los suelos de madera también se encuentran dentro de la lista de los mejores revestimientos para suelo ya que son muy fáciles de mantener en las condiciones adecuadas. Cualquier pequeño daño o arañazo se puede arreglar fácilmente con la ayuda de una lija. También las renovaciones un poco más grandes pero parciales se pueden reparar con un poco de habilidad.

Por ello, para proteger adecuadamente un suelo de madera puedes aplicar a los tablones aceite o cera dura para madera; de esta manera, tu suelo de madera siempre lucirá como nuevo además de estar protegido.

¡Por cierto! Gracias a los procesos de fabricación modernos de los suelos de madera, hoy en día puedes combinar este suelo con la calefacción por suelo radiante, una posibilidad impensable hace unos años.

Suelo madera

¡Así es cómo puedes limpiar tu nuevo suelo!

Una aspiradora potente es imprescindible dentro del kit de limpieza para propietarios de un suelo de madera maciza ya que, con ella, podrás evitar que las juntas se llenen poco a poco de polvo y suciedad.

En el pasado, estas juntas se sellaban con la ayuda de una mezcla de aserrín y pegamento para madera; pero, hoy en día, estas ya forman parte del diseño y la apariencia de los tablones.

Además de barrer y pasar la aspiradora con frecuencia, también puedes usar un paño húmedo para limpiar pequeñas manchas. Pero, ¡ten cuidado! Ya que si el paño tiene demasiada agua y no se seca bien los tablones se pueden hinchar y encoger. Es importantes que tampoco uses paños demasiado ásperos ya que podrías rallar la madera.

Ocasionalmente, puedes limpiar tu suelo de madera con un agente limpiador adecuado pero quizás vas a tener que volver a encerar o aplicar aceite para madera.

Reparar daños y rayones en los tablones de madera

Si se te cae un vaso y se rompe en el suelo de madera, es posible que cause un pequeño arañazo, rasguño o abolladura profunda: en esta situación te puede ayudar una plancha.

Empieza lijando el área dañada con un papel de lija fino (de grano 150 o 200) en la dirección de las fibras de la madera. Luego, humedece ligeramente la zona, espera a que el agua haga efecto y calienta la zona a través de un paño con una plancha.

De este modo, la madera se hinchará y la abolladura se volverá a cerrar de manera gradual. Probablemente, el proceso va a tener que repetirse varias veces pero, después, tu suelo volverá a lucir como nuevo.

Para evitar que queden sombras, al acabar el proceso te recomendamos que lijes ligeramente el área afectada y vuelvas a aplicar aceite o cera; de esta manera, ¡tú suelo lucirá como nuevo!

Suelo madera
New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 0 / 5. Total votos: 0

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog