Todo lo que necesitas saber sobre el termostato wifi

El control de la temperatura ambiente de un hogar es una de las tareas más complicadas que existen en el ámbito de la regulación inteligente y de la eficiencia energética. En muchos lugares del planeta, existen unas amplias diferencias entre la temperatura máxima y mínima en un mismo día, por lo que el control de la temperatura es muy importante en una casa para el bienestar de sus habitantes. Pero el ahorro energético también es un tema a tener en cuenta. Por eso, el uso de la última tecnología, como el termostato wifi, es ideal para cumplir estas dos funciones.

¿Qué es un termostato?

Un termostato es un aparato que se encuentra en los dispositivos que regulan una calefacción o una refrigeración. Se puede hallar en la calefacción de los edificios, en aires acondicionados, en hornos, en calentadores de agua o en lugares más técnicos como incubadores médicas y científicas. El termostato se encarga de abrir o cerrar el circuito eléctrico del aparato donde está conectado, según la necesidad del usuario.

Por lo tanto, la función de un termostato es cerrar el circuito eléctrico cuando se alcance la temperatura indicada, que ha marcado el usuario, y abrir el circuito eléctrico cuando la temperatura baje por debajo de la temperatura indicada. Con esta función, lo que hace el termostato es reducir el consumo de energía, evitando el desperdicio de energía y reduciendo las emisiones de CO2, mientras el lugar donde esta se mantiene a una temperatura estable.

New Call-to-action

¿Cómo funciona un termostato?

El termostato de una casa mide la temperatura ambiente que hay dentro de la casa, ya que es el factor imprescindible para regular la temperatura del hogar. También hay otros factores, como la humedad, el CO2 o la temperatura externa. Estos 3 puntos también se controlan mediante sistemas de regulación inteligente, como puede ser el propio termostato y otros como el cronotermostatos.

Con toda esta información, el termostato se centra en dos temperaturas clave:

  • La temperatura de inercia, que es la temperatura mínima de la casa.
  • La temperatura de confort, la temperatura idónea para estar cómodo en una casa.

Con estos dos datos, el termostato debe controlar la temperatura intermedia para ahorrar energía en el hogar. Es importante que entre estas dos temperaturas, nunca haya más de 5 grados, si no se estará gastando energía de más.

termostato WIFI: ¿qué es?

¿Por qué un termostato wifi?

Existen muchos tipos de termostato:

  • Analógico
  • Digital
  • Programable
  • Inalámbrico
  • Modulante
  • Inteligente con Wifi

Elegir entre uno de estos depende de las necesidades del cliente, como la de programar los tiempos de calentamiento del hogar con más o menos detalle, según los hábitos de vida del cliente. También dependerá de la inversión que desea hacer el cliente. Pero hay una cosa clara, a mayor inversión, mayor monitorización, y por lo tanto, mayor ahorro. Aquí entran en juego los termostatos inteligentes con wifi.

Características de un termostato wifi

Los termostatos inteligentes con wifi, o termostatos wifi, llevan este nombre debido a que son inteligentes y aprenden de las costumbres del usuario. Y además, es posible conectarse con ellos a través de la wifi. Sus principales características son las siguientes:

  • Geo-ubicación. El termostato puede emparejarse con el móvil y detectar que se está acercando a casa para encender la calefacción. O reconocer que se marcha de casa y apagar la calefacción. 
  • Control y gestión del consumo. Permite establecer un límite de gasto máximo y mantener el consumo bajo control.
  • Detección de presencia. Dispone de un sensor para poder saber si hay personas en la vivienda, y dependiendo del resultado encender o apagar la calefacción. 
  • Control de válvulas termostáticas. Esta características permite controlar al termostato diferentes radiadores de la casa, y encender o apagar el que necesite según las necesidades.
  • Anticongelante. Permite establecer una temperatura mínima para proteger el sistema de posibles daños por heladas.
  • Apertura de ventanas. Dispone de un sensor que apaga la calefacción cuando se abren las ventanas de la casa.

Pero lo más importante es que tienen la capacidad de aprender del usuario, de aprender de sus rutinas: cuándo se va a trabajar, qué temperatura desea, tiene en cuenta reducir el uso de energía en las horas pico de consumo… 

El termostato wifi es una gran solución al ahorro de energía y a la emisión de residuos a la atmósfera. En consecuencia, también afecta que el cliente pueda ahorrar dinero en la factura de la luz o del gas. Por lo tanto, es un aparato que cada vez va a ser más utilizado por cualquier hogar por todas las ventajas que tiene.

New Call-to-action

¿Te ha sido útil esta publicación?

¡Clica para valorar!

Puntuación media 5 / 5. Total votos: 1

¡Todavía no hay votos! Se el primero en valorar esta publicación.

Artículos relacionados

Comparte tu experiencia

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

section-background
Suscríbete al blog